Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Oposición en la calle contra la violencia

· Apoyo a los obispos nicaragüenses atacados por el presidente Ortega ·

Una gran marcha de la oposición se lleva a cabo hoy en Managua, en Nicaragua, después de los fuertes ataques lanzados en los últimos días por el presidente Daniel Ortega, que acusó a los obispos y a los líderes de la protesta de urdir un golpe de estado. La marcha de Managua fue convocada sobre todo para expresar solidaridad con la ciudad de Masaya, en los últimos días en el centro de la represión de las fuerzas armadas y de los grupos paramilitares cercanos al gobierno, las llamadas turbas.

Para el lunes 23 está en programa una nueva manifestación, siempre en la capital, para pedir la liberación de los prisioneros políticos y de los manifestantes arrestados desde el inicio de la crisis, el pasado 18 de abril. «La lucha del pueblo nicaragüense continuará con una revuelta de la sociedad contra la dictadura de Ortega» declaró Azahálea Solis, exponente del partido Alianza cívica por la Justicia y la Democracia. La alianza, que reagrupa a estudiantes, emprendedores y representantes de la sociedad civil, ha pedido que se retome el diálogo nacional, el fin de la violencia y nuevas elecciones. Además, el partido ha expresado sin medios términos solidaridad con la iglesia y apoyo al compromiso de los obispos en la mediación.

Como se mencionó, durante las celebraciones del 39º aniversario de la revolución sandinista, el presidente Ortega afirmó que los obispos nicaragüenses «han facilitado maniobras golpistas contra el gobierno». Una clara referencia a la carta reciente enviada por el episcopado a Ortega mismo en la que se proponía dar un giro a la vida democrática del país y anticipar las elecciones. Algo aún peor, el presidente ha intentado también justificar los numerosos ataques a iglesias y parroquias en diversas ciudades del país: muchas de estas — según la versión del presidente — han sido ocupadas «porque custodiaban armas». Quien se hizo portavoz de los sentimientos de la Iglesia nicaraguense después de las declaraciones de Ortega fue el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez. Entre los numerosos mensajes de solidaridad con los obispos nicaragüenses, se señala hoy el del CCEE (Consejo de las Conferencia Episcopales Europeas).

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Mayo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS