Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

No se detiene el conflicto sirio

· Mientras se multiplican los llamamientos para una solución negociable, un doble atentado golpea Damasco ·

La delegación de la oposición siria no ha ido a Astana para las negociaciones sobre Siria: lo confirmó este jueves el portavoz del Ministerio de exteriores kazajo, Anuar Zhainakov. Los miembros de las delegaciones de los países garantes de los coloquios — Rusia, Turquía e Irán — todavía presentes en Astana no preveían para el día ninguna consulta.

Y mientras tanto se agrava el balance de las víctimas del doble atentado suicida que golpeó ayer el corazón de Damasco en el día del sexto aniversario del inicio del conflicto: en total son al menos 43 los muertos y 117 los heridos. En el punto de mira de los ataques el palacio de justicia en el centro de la capital y un restaurante en la zona noroeste. En el primer atentado murieron 39 personas y 92 resultaron heridas, informa una fuente de la policía a la agencia Dpa, mientras que el segundo ataque causó cuatro víctimas y 25 heridos. Mientras que Siria ha entrado en el séptimo año de su sangriento conflicto, un llamamiento a respetar el alto al fuego a través de las conversaciones de paz llegó de parte del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. En un comunicado, Guterres invitó a todas las partes implicadas en la guerra a hacer lo posible para respetar el alto al fuego establecido en el acuerdo de Astana y a garantizar que las ayudas humanitarias lleguen a todos aquellos que lo necesitan sin obstáculos ni impedimentos. El secretario general de la ONU también pidió a quien ejerce influencia en las partes implicadas en el conflicto superar las diferencias y trabajar juntos para favorecer las negociaciones de Ginebra, con el objetivo de poner final a la guerra. «La paz en Siria es un imperativo moral y político tanto para el pueblo sirio como para el mundo. Un imperativo que no puede esperar», dijo Guterres. «Más de 400.000 muertos sirios, entre los cuales muchísimos niños, un millón de heridos, casi cinco millones de refugiados, nos recuerdan que esta cruel guerra ha durado demasiado y tiene que parar». Lo reiteró este miércoles también el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura. Pero para llegar a concluir esta guerra, según de Mistura «hay dos grandes obstáculos y un gran peligro que afrontar». Mientras tanto, Estados Unidos está preparado para enviar al norte de Siria en las próximas semanas, otros mil soldados para apoyar la ofensiva sobre Raqqa, bastión del llamado Estado Islámico (EI).

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS