Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

No conformarse con la mediocridad

· En la audiencia general el Papa inicia un ciclo de reflexiones sobre los mandamientos ·

Con una exhortación dirigida sobre todo a los jóvenes a no conformarse con la mediocridad, el Papa inauguró en la audiencia general del miércoles 13 de junio en la plaza de San Pedro un nuevo ciclo de catequesis dedicado a los diez mandamientos.

Después de haber recordado a los fieles presentes en la plaza de San Pedro la fiesta de san Antonio de Padua -pidiendo un aplauso para quienes llevan ese nombre- el Pontífice inició su reflexión inspirándose en el episodio evangélico (Marcos 10, 17-21) del encuentro entre Jesús y el joven rico. En la pregunta de este último sobre «cómo poder heredar la vida eterna» Francisco individuó «desafío de cada existencia, también el nuestro: el deseo de una vida plena, infinita, noble». Un objetivo, advirtió inmediatamente, que a menudo genera equivocaciones. «Cuántos jóvenes -observó el Papa- buscan “vivir” y después se destruyen yendo tras cosas efímeras». Hasta el pundo de que incluso «Algunos piensan que es mejor apagar este impulso —el impulso de vivir— porque es peligroso». De aquí su llamamiento a los jóvenes: «Nuestro peor enemigo no son los problemas concretos, por serios y dramáticos que sean: el peligro más grande de la vida es un mal espíritu de adaptación que no es mansedumbre o humildad, sino mediocridad, algo pusilánime». Porque «un joven mediocre» no tiene «futuro. Permanece allí, no crece, no tendrá éxito». Como «Aquellos jóvenes que tienen miedo de todo» y «no irán adelante».

Por eso, el Pontífice propuso un modelo: el beato Pier Giorgio Frassati, que era un joven y decía que es necesario vivir, no ir tirando, porque «los mediocras van tirando» y por eso motivo «es necesario pedir al Padre celestial para los jóvenes de hoy el don de la sana inquietud».

A continuación el Papa subrayó las responsabilidades de los adultos, a menudo incapaces de ofrecer a los jóvenes modelos de comportamiento maduros. ¿Cómo podrán estos últimos -se preguntó- «seguirnos en la fe si no nos ven elegir el original, si nos ven adictos a las medias tintas? Es feo encontrar cristianos de medias tintas, cristianos “enanos”». Mientras que al contrario «Es necesario el ejemplo de alguno que me invita a un “más allá”, a un “más”, a crecer un poco».

Al finalizar la audiencia, saludando a los diferentes grupos presentes, el Papa habló sobre el campeonato mundial de fútbol en Rusia, que se abre el jueves 14, auspiciando que «esta importante manifestación deportiva pueda convertirse en una ocasión de encuentro, de diálogo y de fraternidad»

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS