Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Moody’s no hace descuentos a Washington

· Hacia el recorte del rating ·

El rating Aaa asignado a los Estados Unidos podría recortarse si no se consigue, en el curso de las próximas semanas, un acuerdo creíble en el Congreso sobre la reducción del déficit.  Lo afirmó ayer la agencia de rating Moody’s. «Si no hubiera progresos en las próximas semanas —ha explicado Moody’s— se podría producir una rebaja, es decir, un recorte de las perspectivas económicas nacionales». En particular la agencia internacional nota que «si la situación no cambiara en las próximas semanas», el rating será puesto bajo observación. El pasado 31 de mayo la Cámara, controlada por los Republicanos, rechazó la propuesta de alzar el techo de la deuda sin un acuerdo simultáneo con la administración sobre significativos recortes del gasto. Para la agencia «el riesgo de un default es muy pequeño pero creciente», y por lo tanto un «acuerdo creíble» sobre la reducción del déficit mantendría el outlook estable.

Mientras tanto caen, aunque menos de lo esperado, las peticiones de subsidios por desocupación en los Estados Unidos: descendieron en la última semana en seis mil unidades, hasta  422.000. Los analistas habían tomado en cuenta una flexión a 415.000 unidades de las 424.000 de la semana precedente.

Tampoco los nuevos órdenes de la industria dejan registrar datos positivos: en abril, de hecho, se redujeron al 1,2 por ciento, peor de las expectativas. Lo destaca el departamento del Comercio. En este caso, los analistas se esperaban una caída del 1 por ciento.

Ante esta situación, el Banco central americano no parece tener la intención de lanzar nuevas maniobras. La FED —según lo que refiere el «Wall Street Journal»— ha adquirido ya 2 billones de dólares de títulos vinculados a las deudas y de títulos del Tesoro, con el objetivo de mantener las tasas bajas. El presidente de la FED, Ben Bernanke, señaló el pasado abril que un ulterior relajamiento monetario sería difícil y la FED no parecía querer regresar sobre sus propios pasos.

La hoja de balance de adquisiciones de títulos de estado de 600.000 millones de dólares vence a fines de junio. En los últimos días, el presidente de la FED de St. Lousi, James Bullard, ha dicho que la Banca está entrando en un período en el que no se prevén cambios de las tasas, marcando así una pausa en la política agresiva de sustento a la economía.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS