Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Monster’s Ball

· El film ·

Es un film duro, muy duro, sobre todo por la violencia psicológica que, especialmente en la primera parte, excava y arrasa implacablemente como un bulldozer todo lo que encuentra en su camino. Sin embargo, la historia narrada en el film Monsters Ball (2002), del director estadounidense Marc Forster, muestra que incluso en la desolación existencial, en la pobreza emotiva que parecería un callejón sin salida, puede encontrarse un rayo de luz. Y este rayo surge con enorme esfuerzo en una película dominada por silencios fragorosos, por el encuentro entre la afroamericana Leticia, esposa de un condenado a muerte y madre de un niño obeso, y el racista Hans, que trabaja en el corredor de la muerte de una cárcel de Georgia. En la misma cárcel trabajó su padre antes que él y ahora trabaja su hijo Sonny. La mujer y el hombre se encuentran al borde del precipicio del enésimo drama, al comienzo sin saber que sus caminos ya se habían cruzado cuando Hans acompañó al esposo de Leticia hasta la silla eléctrica. La verdad aumentará el dolor de sus heridas, pero Leticia –interpretada por Halle Barry, que por este papel se convirtió en la primera afroamericana en ganar el premio Oscar como mejor actriz protagonista– encontrará el camino para reconciliarse con la vida. El film comienza con la ejecución capital y termina con el intento (logrado) de superar la desesperación de los protagonistas. (@GiuliGaleotti)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS