Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Misioneros y custodios de la casa común

· El Celam sobre la «Laudato si’» ·

Ser realmente misioneros significa hoy también asumir el compromiso de custodiar los dones de la creación para defender así sobre todo a los pobres y a los vulnerables de una explotación sin sentido del planeta. Es lo que, en extrema síntesis, afirman los prelados del Consejo episcopal latinoamericano (Celam) en la carta pastoral dedicada, de hecho, a la responsabilidad misionera leía a la luz del reclamo a la «conversión ecológica» presente en la Laudato si’ del Papa Francisco. «Discípulos misioneros, custodios de la casa común» es el título del documento, fruto de un largo camino de estudio y de elaboración colectiva, que ofrece una mirada latinoamericana sobre la actual crisis ecológica. Una crisis que invierte y desafía con urgencia tanto a las personas como a las comunidades, los sistemas industriales, como a las políticas nacionales y supranacionales. «Discernir “los signos de los tiempos” es una característica del trabajo teológico pastoral de la Iglesia. En el cumplimiento de esta misión, los obispos de Celam quieren escrutar los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio, para que la Iglesia pueda responder a las preguntas de la humanidad», se explica en el documento.

Se trata, subrayó monseñor Juan Espinoza Jiménez, obispo auxiliar de Morelia y secretario general del Celam, de un instrumento que tiende a «alentar nuestro compromiso de una Iglesia en salida misionera, pobre para los pobres, discípulos misioneros, custodios de la casa común». Los obispos latinoamericanos, en comunión con el Pontífice y en línea con la encíclica Laudato si’, reafirman como es «nuestro deber escuchar que el auténtico desarrollo se cumpla en toda su plenitud, pasando de condiciones de vida menos humanas a condiciones más humanas». Sin embargo, advierten, no se conquistará un desarrollo auténtico, «si se atenta contra la casa común, contra este planeta Tierra que es la creación de Dios». Por lo tanto, desde una perspectiva latinoamericana y buscando «entrar en diálogo con todos sobre cómo estamos construyendo el futuro del planeta», los prelados quieren «buscar juntos caminos de liberación» que conduzcan a la «verdadera sabiduría» y al enfoque de «respuestas integrales».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Diciembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS