Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Memoria, perdón, diálogo

· ​En Sarajevo el Papa indica las palabras clave de la reconciliación ·

Memoria, perdón, diálogo: la conclusión del viaje a Sarajevo estuvo marcada por las palabras clave que el Papa Francisco indicó al pueblo de Bosnia y Herzegovina para exhortarlo a construir «juntos un futuro de paz y de hermandad». Un futuro que para el Pontífice —que regresó al Vaticano el sábado 6 de junio por la noche— no puede arraigar sus raíces sin la referencia al pasado. Porque «un pueblo que olvida su memoria no tiene futuro», explicó en la catedral después de escuchar los conmovedores testimonios de tres consagrados sobrevivientes de los horrores de la guerra. Tres «pequeños mártires» los definió el Papa Francisco, destacando la fecundidad de una vocación fundada en la sangre e invitando a los sacerdotes y religiosos a ser siempre «testigos de la Cruz de Jesús».

«No tenéis ningún derecho —destacó— a olvidar vuestra historia»: no por espíritu de revancha o venganza, precisó, sino «para hacer la paz», con la convicción de que el abismo de crueldad en el cual se hundió el país durante los años del conflicto sólo puede ser colmado con «actitudes de ternura, de fraternidad, de perdón».

«Se puede vivir haciendo la paz», repitió luego a los responsables de las diversas religiones y confesiones cristianas presentes en Bosnia y Herzegovina. «Es posible —insistió— vivir uno junto a otro, en la diferencia pero en la humanidad común». Y Sarajevo, histórico cruce de pueblos y culturas, «puede llegar a ser nuevamente signo de unidad, lugar en el que la diversidad no represente una amenaza, sino una riqueza y una oportunidad para crecer juntos». Una invitación que renovó al final a los jóvenes que lo saludaron antes de la despedida: «Vosotros, las flores de primavera de la posguerra —les recomendó— construid la paz, trabajad por la paz, todos juntos».

Al clero y a los religiosos 

El encuentro interreligioso 

A los jóvenes 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS