Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Maternity Blues

· La película ·

La tragedia está allí, en todo su despiadado y explosivo alcance. Está allí con sus numerosos protagonistas. Están, ante todo, las madres asesinas, que se han manchado con el delito más atroz e inconcebible, ellas mismas a menudo consternadas ante el vacío que han creado y al que se asoman atolondradas. Detrás y alrededor, las personas que, de diversas maneras, especialmente con la inmovilidad obstinada de una mirada dirigida hacia otro lugar, las han «ayudado» a ser artífices del gesto que las ha recluido en el hospital psiquiátrico judicial de Castiglione delle Stiviere, donde se desarrolla la película de Fabricio Cattani. Por último, las víctimas, los niños asesinados por quienes los habían llevado durante nueve meses, traído al mundo y, en muchos casos, amado mucho. La presencia de los hijos recurre constantemente en las narraciones de las mujeres de Maternity Blues. En las escenas retrospectivas (medidas y monstruosas), pero sobre todo en la evocación diaria («me falta») de madres tan diferentes, que tienen en común sólo una decisión terriblemente equivocada. El tono de la película es descarnado, lívido: una elección que destaca aún más los colores de una infancia que todos habríamos podido salvar, al menos un poco.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS