Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

María Guadalupe García Zavala


«Tocaron la carne de Cristo». Así el Papa Francisco presentó a María Guadalupe García Zavala (1878-1963, cofundadora de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres) y a Laura Montoya y Upegui (1874-1949, fundadora de la congregación religiosa de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena), proclamadas santas el pasado 12 de mayo. María Guadalupe García Zavala, la madre Lupita como solían llamarla afectuosamente, fue una religiosa mexicana que se distinguió, en particualr, por su valentía durante el período de la feroz persecución anticatólica (1926-1929): junto con sus religiosas, protegió a sacerdotes y laicos de la furia homicida de los revolucionarios y curó a heridos de todo tipo, incluso a los mismos revolucionarios, sin discriminación. «Renunciando a una vida cómoda para seguir la llamada de Jesús –explicó el Papa–, enseñaba a amar la pobreza, para poder amar más a los pobres y los enfermos. Madre Lupita se arrodillaba en el suelo del hospital ante los enfermos y ante los abandonados para servirles con ternura y compasión. También hoy sus hijas espirituales buscan reflejar el amor de Dios en las obras de caridad, sin ahorrar sacrificios y afrontando con mansedumbre, constancia apostólica y valentía cualquier obstáculo».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Diciembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS