Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Manos desarmadas

· En el Ángelus el Pontífice habla del episodio de la mujer adúltera y pide a los fieles el coraje de hacer caer en el suelo las piedras ·

«Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra». La respuesta de Jesús a los escribas y fariseos que querían lapidar a la mujer adúltera desarma a los acusadores y les convence de deponer las «armas».

Recordando el pasaje evangélico de san Juan, en el Ángelus del domingo 13 de marzo, en la plaza de San Pedro, el Papa invitó a los fieles a tener «el coraje de hacer caer en el suelo las piedras que tenemos para arrojárselas a los demás» y a liberarse de la «esclavitud» del pecado para «caminar por una senda nueva».

«Esa mujer —explicó el Pontífice— nos representa a todos nosotros, que somos pecadores, es decir adúlteros ante Dios, traidores a su fidelidad». Y su experiencia muestra «la voluntad de Dios para cada uno de nosotros: no nuestra condena, sino nuestra salvación a través de Jesús». De ahí, la invitación a «confiarnos completamente a la misericordia de Dios, para convertirnos en criaturas nuevas». Una invitación contenida también en el regalo ofrecido por Francisco a los fieles presentes en la plaza: un ejemplar de bolsillo del Evangelio de la misericordia de san Lucas, distribuido por los voluntarios del dispensario pediátrico Santa Marta en Vaticano y por algunos ancianos y abuelos de Roma. «Os invito — sugirió— a tomar este Evangelio y a leerlo, un pasaje cada día; así la misericordia del Padre habitará en vuestro corazón y podréis llevarla a todos los que encontréis».

Ángelus del Papa

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS