Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Mamá Antula y el Papa Francisco

«También yo deseo la rápida beatificación de María Antonia», escribió el Papa Francisco, añadiendo que a este propósito «ya había hecho varias diligencias en la Congregación para las causas de los santos». La carta manuscrita –cuenta Alver Metalli en el portal «Terre d’America»– la recibió hace algunos días Luisa Sánchez Sorondo, descendiente de la candidata al honor de los altares, cuyo decreto de beatificación fue firmado por Benedicto XVI en mayo de 2011. Nacida en 1730, Mamá Antula –el nombre con el que todos conocían a María Antonia Paz y Figueroa– pasó su vida en una región pobre del nordeste de Argentina, difundiendo los ejercicios espirituales después de que, con tal solo 15 años, se había acercado a los misioneros de la Compañía de Jesús.  La joven mujer reunió muy pronto en torno a sí a un grupo de muchachas, comenzando un proyecto de vida común, oración y obras de caridad en estrecha colaboración con los jesuitas. Y cuando en 1767 la Compañía fue expulsada de Argentina, Mamá Antula recorrió todo el norte del país para proteger sus obras. Llevaba solo una cruz de madera, símbolo de austeridad y amor a Jesús. En una carta de 1788, Ambrosio de Funes, virrey de Navarra y capitán general de Cuba y Cataluña, contaba que en solo ocho años Mamá Antula había dado ejercicios espirituales a setenta mil personas. Por tanto, fue muy urgente encontrar una casa dedicada expresamente a la predicación, propósito que se realizó cuando a Mamá Antula le donaron un terreno. En 1779 viajó a Buenos Aires, donde vivió durante veinte años. Allí fundó la Casa de los ejercicios espirituales, que aún hoy existe. Murió en la capital el 7 de marzo de 1799. Hay un aspecto particularmente interesante en la vida de Mamá Antula, y se refiere al importante papel que, de hecho, desempeñó en la Iglesia de su tiempo. En efecto, el obispo de Buenos Aires, monseñor Sebastián Malvar y Pinto, emanó una disposición al clero por la cual ningún seminarista podía ser ordenado si antes Mamá Antula no había certificado «su comportamiento» durante los ejercicios.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS