Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Los obispos de Chile piden perdón

· Declaración al finalizar la Asamblea extraordinaria ·

Santiago del Chile, 4. Errores, subestimación, superficialidad. En una palabra «fracaso»: es una larga lista de mea colpa la que los obispos chilenos ofrecen a los fieles y a toda la opinión pública respecto a la dramática situación sobre los abusos sexuales cometidos por exponentes del clero. Al finalizar la Asamblea plenaria extraordinaria, convocada precisamente por debatir sobre el tema, los 32 obispos de Chile han redactado un documento, ilustrado durante una rueda de prensa que se celebró en Santiago de Chile.

El texto – presentado a los periodistas por el presidente de la Conferencia episcopal, el obispo Santiago Silva Retamanles, y el secretario del organismo episcopal así como el administrador apostólico de Rancagua, monseñor Fernando Ramos – está centrado en la grave crisis que está viviendo la Iglesia en Chile. Los obispos han reconocido haber fracaso en sus deberes como pastores en los casos de abusos sexuales a menores y han dado a conocer las decisiones y los compromisos asumidos, a corto y medio plazo, para alcanzar la verdad, la justicia y la compensación de las víctimas. Reconocen «humildemente – escriben los prelados – que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos “abusos sexuales, de poder y de autoridad” y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes».

Los prelados declaran su sincero arrepentimiento ante a «quienes han acompañado a las víctimas, a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la verdad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Agosto de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS