Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Libertad y garantías democráticas

· Documento de los prelados de la República Democrática del Congo ·

Profunda preocupación, tristeza y angustia para el empeoramiento de la crisis política que pone en peligro la estabilidad y la seguridad del país fueron expresadas por la Conferencia episcopal de la República Democrática del Congo reunida, en los días pasados, en Kinshasa, para una asamblea plenaria extraordinaria. «En menos de tres meses de nuestra última asamblea plenaria extraordinaria que tuvo lugar del 22 al 24 de noviembre pasado – escriben los obispos congoleños en un documento difundido al final del encuentro – nos hemos reunido nuevamente a causa del empeoramiento de la crisis».

Los prelados han reiterado que «la Iglesia no está subordinada a ninguna organización política. Su única preocupación es la de contribuir al bienestar de todo el pueblo congoleño, para cuidar y promover la dignidad de la persona humana, el respeto por la vida, la libertad y los derechos fundamentales». En su mensaje el episcopado reitera la urgencia de participar en las elecciones del 23 de diciembre próximo y solicita la plena y efectiva actuación de las disposiciones pendientes relativas al “acuerdo de San Silvestre”, en las cuales: la realización de medidas para aliviar el clima político, la revitalización de la comisión electoral (Ceni), las disposiciones relativas al consejo superior del audiovisual y de la comunicación (Conseil Supérieur de l’Audiovisuel et de la Communication). Al respecto, los obispos congoleños piden «la anulación de las disposiciones que prohíben manifestaciones pacíficas, que se emprendan acciones legales contra aquellos que han cometido crímenes con ocasión de las marchas organizadas por el Comité de coordinación laico y que se tomen medidas adecuadas para regular las marchas pacíficas como sucede en otros países del mundo». Además, piden detener las amenazas y las causas contra los organizadores de las manifestaciones que tan solo han ejercido sus derechos reconocidos por la Constitución; hacer creíble y eficaz la autoridad del estado para salvaguardar la integridad del territorio nacional; proteger los confines y garantizar la seguridad de las poblaciones y de su propiedad. Los obispos invitan también a la comisión electoral a remover las ambigüedades y los sospechas entorna a la “máquina del voto” aceptando su certificación por parte de expertos nacionales e internacionales”. 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Diciembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS