Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Las religiosas dan un puntapié a la trata

Poco antes del comienzo del campeonato mundial de fútbol en Brasil, Talitha Kum, la red internacional de religiosas contra el tráfico de seres humanos, lanzó la campaña “Juega por la vida, denuncia la trata”. También gracias a la colaboración con Um grito pela vida, realidad local que hace referencia a la Conferencia de religiosos brasileños, la iniciativa sigue la línea de otras campañas semejantes realizadas exitosamente con ocasión del campeonato mundial de Alemania y de Sudáfrica. Su objetivo –explicó la misionera comboniana Gabriella Bottani durante la conferencia de prensa en la que se presentó esta iniciativa el 20 de mayo en el Vaticano– es “sacudir a la gente de su indiferencia ante las diversas formas de trata destinadas a la explotación sexual (incluidos los menores de edad), al trabajo en condiciones de esclavitud y al tráfico de órganos. Por lo demás, la trata es una de las formas más brutales de destrucción de la dignidad humana y de anulación de los sueños, de las esperanzas y de la vida misma de miles de personas”. Este año el lugar donde se desarrolla el campeonato asume un significado particular: “En el escenario internacional, la complejidad socioeconómica y geográfica de Brasil muestra esta característica: un país en el que coexisten todas las fases del itinerario de las víctimas y de su explotación. Brasil es, pues, país de origen, tránsito y destino de la trata”. Las víctimas son, sobre todo, mujeres jóvenes, pobres y poco instruidas. “El mensaje de la campaña es una propuesta de vida concreta y positiva. Durante la preparación de la copa del mundo observamos que las amenazas y las oportunidades juegan en el mismo campo: por una parte, las posibilidades de mayor ganancia y la esperanza de mejorar las condiciones de vida; por otra, el aumento de las situaciones de degradación social y de amenazas contra la vida y contra los derechos fundamentales”.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS