Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Las mujeres, protagonistas con Francisco

· Cuatro mujeres presentan en Madrid la edición en español de “Donne Chiesa Mondo” ·

El Centro Internacional de Prensa de Madrid acogió en la tarde del jueves la presentación de la edición en español de “Donne Chiesa Mondo”, el suplemento femenino de “L’Osservatore Romano” que desde el pasado mes de marzo se distribuye con la revista Vida Nueva.

Bajo el título “Las mujeres, protagonistas con Francisco”, se desarrolló una mesa redonda en la que participaron cuatro de las mujeres con más peso institucional en la Iglesia española: Soledad Suárez, presidenta de Manos Unidas; Julia García Monge, secretaria general de CONFER –Confederación Española de Religiosos-; Marisa Salazar, jefa de Gabinete de Presidencia de Cáritas Española; y María de la Válgoma, columnista de “Vida Nueva”.

“El cardenal en el Vaticano II dijo: “Aquí está ausente la mitad del pueblo de Dios”. Cincuenta años después, ¿seguimos en la misma situación?”, comenzó preguntándose Soledad Suárez, responsable de la asociación de la Iglesia Católica en España la ayuda, promoción y desarrollo de los países del Tercer Mundo, que sólo en 2014 respaldó 608 proyectos por un importe de casi 47 millones de euros. Suárez constató que en este medio siglo “se ha incrementado la presencia activa de la mujer en todos los ámbitos sociales” y puso la mirada en uno de los proyectos que actualmente tienen en India: “Son los hombres de la Iglesia los que están luchando por los derechos de las mujeres”, comentó para señalar además que “en Manos Unidas sabemos que para que la mujer acceda a tener más responsabilidad hay que fomentar y facilitar su formación”. Además, recordó que, de forma simbólica, y desde su fundación, en los estatutos todos los cargos figuran en femenino aunque los ostenten hombres.

Como secretaria general de la entidad que aglutina a 34.000 mujeres y 11.000 hombres consagrados, Julia García Monge expuso que “si como dice Francisco, el verdadero poder es el servicio, en la Iglesia el verdadero poder lo tiene ya la mujer en tanto que ellas están al servicio en todo momento”. La religiosa calasancia recordó a Benedicto XVI y su invitación a reivindicar la presencia de la mujer como “un esfuerzo de todo el pueblo de Dios”. Para hacerlo posible, rechazó como el Papa Bergoglio la vía del “machismo con faldas”: “Nadie nos va a regalar nada, pero tampoco podemos entrar a codazos”. Desde ahí invitó a las asistentes a la mesa redonda a “fomentar entre nosotras la formación sistemática y no tener miedo a decir que sí cuando se nos pide una respuesta ante una responsabilidad”.

Marisa Salazar, jefa de gabinete de presidencia de Cáritas Española, explicó cómo “son muchas las mujeres que están construyendo Iglesia: poniendo en marcha un dispensario, al frente de una escuela… Ellas cambian el dolor en oportunidad, la muerte en vida”. En estos años de crisis económica relató cómo ha tenido “la oportunidad de ver la cantidad de iniciativas nacidas de mujeres que una voluntad por encima de los medios y preparación disponibles nos han hecho ayudar en lugares donde jamás pensábamos llegar con una consigna: Lo vamos a conseguir”. Convencida de que vivimos “un cambio de paradigma”, puso como ejemplo a seguir a la virgen María, “alguien que dio esperanza a toda la humanidad a través de su hijo”.

“La Iglesia tiene que perder el miedo y la desconfianza hacia la mujer. Las mujeres no quieren ser protagonistas, sólo estar al nivel de igualdad que defendió Jesús, remar al unísono en la barca de Pedro”, subrayó la profesora de Derecho Civil de la Universidad Complutense, María de la Válgoma. La investigadora, que elaboró su tesis doctoral sobre Jesús de Nazaret y la ley, le presentó como “un grandísimo defensor de la mujer, pues descubrió en ellas valores hasta entonces ignorados como la lealtad y tuvo una confianza absoluta en ellas, por eso podríamos decir que para la época fue un feminista radical”. Tras repasar sus encuentros con las mujeres del Evangelio –desde la hemorroísa hasta la samaritana- defendió que la Iglesia está llamada a seguir su ejemplo y “abrir cauces nuevos sin cerrarle ninguna puerta”.

Al acto asistieron, entre otros, el cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo; el rector de la Universidad Pontificia de Salamanca –patrocinadora del suplemento-, Ángel Galindo; el director de Obras Misionales Pontificias, Anastasio Gil; el presidente fundador de Mensajeros de la Paz, Ángel García; y el presidente del grupo SM –editor de Vida Nueva-, Luis Fernando Crespo.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS