Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La valentía de Martina

«La Navidad ayuda a vencer el miedo», palabra de Martina. Y esta chica de once año tiene todos los títulos para afirmarlo porque el pasado 17 de agosto vio ese furgón acercarse a ella a toda velocidad en Las Ramblas de Barcelona, en un atentado terrorista que le costó la vida a dieciséis personas. «Fui arrastrada por la multitud y me hice algunas heridas pero gracias a Dios estoy viva» confió al Papa Francisco. Para ella no ha sido fácil encontrar la valentía de venir a Roma «especialmente en este periodo navideño, entre particulares medidas de seguridad y grandes multitudes». Pero quiso con fuerza encontrar al Papa, y llevarle un dibujo como regalo, junto a su familia «para compartir un sentimiento de gratitud y también para superar el shock y el miedo de moverse» de su casa en Fossano.

«Estaba yendo a visitar la Sagrada Familia cuando, entre disparos y gritos, fuimos arrastrados» contaron los padres de Martina, Nadio y Serena Tealdi junto a la otra hija Asia. Y «desde la ventana una familia nos invitó generosamente a subir a su casa, donde ofrecieron primeros auxilios a la niña».

Con una abrazo particular, Francisco saludó a las personas enfermas y discapacitadas. Entre ellas una representación de los niños ingresados en pediatría del hospital de Padua, que le presentaron también la iniciativa «cachorros de robot», experimentada precisamente «en clave pastoral» con la oficina para las comunicaciones sociales de la diócesis veneta. «Estos instrumentos innovadores – explica Roberto Mancini – son ya usados por médicos, enfermeras y educadores para distraer a los niños antes de una operación o de una terapia particularmente compleja». Francisco reservó una caricia también a Sceroli y Jennifer, dos niñas de diez y siete recién adoptadas por Paul Haring, fotógrafo de Catholic news service, y de su mujer Ann.

Quisieron mostrar al Papa algunos números espectaculares que expresan las raíces de sus culturas: este fue el particular regalo presentado por cincuenta artistas del Golden circus. «Vienen de Rusia, Ucrania, Mongolia, Alemania, Hungría, Etiopía, Bolivia, además de Italia» indicó Liana Orfei. «Nuestra característica principal es precisamente la atención a todas las culturas, sobre todo las consideradas más marginales, y también a los que son relegados a los márgenes de la sociedad». 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

18 de Enero de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS