Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La revolución de las bienaventuranzas

· El Pontífice al festival de la juventud holandesa ·

El deseo de poder «experimentar una alegría que sea nueva, pura e intensa», o sea, esa alegría que se puede «encontrar sólo en Jesús» fue lo que el Papa Francisco dirigió a los participantes en el festival nacional de la juventud católica holandesa, reunidos los días pasados en la abadía de Mariënkroon, en Nieuwkuijk, cerca de Den Bosch. 

En un mensaje enviado a los jóvenes el 25 de junio, el Pontífice –tras agradecer al episcopado local por haber dedicado la reflexión del encuentro a la novedad, a la pureza y a la intensidad que propone el pasaje del evangelio de san Mateo (5, 3-12)– volvió a proponerles el itinerario trienal de preparación espiritual ya sugerido en vista de la próxima JMJ en programa en Cracovia en 2016. Por lo demás, explicó, el pasaje de las Bienaventuranzas es un texto «extraordinario» donde se puede «encontrar un verdadero programa de vida, que puede servir de guía en el camino hacia la felicidad auténtica».

Pero no sólo: «Las Bienaventuranzas de Jesús son revolucionarias», porque «presentan un modelo de felicidad contrario a la lógica de este mundo. Aquellos que Jesús proclama “bienaventurados” –comentó al respecto– son considerados inútiles, “perdedores”». Mientras «lo que el mundo alaba es el éxito a cualquier precio, la riqueza, el poder como fin en sí mismo y la autoafirmación a expensas de los demás».

En el sermón de la montaña «Jesús propone una definición muy distinta de lo que significa ser bienaventurados; indica el camino hacia la vida y la felicidad auténticas, el camino que Él mismo siguió. En efecto, ¡Jesús mismo es el camino! En toda su vida mostró de modo concreto cómo vivir cada una de las Bienaventuranzas». Por eso, prosigue el mensaje pontificio recordando el triple tema del encuentro, «una vez contemplado a Jesús en su pobreza, en su pureza de corazón y en su misericordia, no vacilaremos en emprender el camino que lleva a la felicidad auténtica».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS