Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​La oración de Thérèse Vanier

“Que las personas oprimidas y quienes las oprimen se liberen recíprocamente. Que quienes son discapacitados y quienes piensan que no lo son se ayuden unos a otros. Que cuantos necesitan que alguien los escuche conmuevan el corazón de cuantos están muy ocupados. Que quienes no tienen una casa lleven alegría a quienes, de mala gana, abren sus puertas. Que cuantos están solos sanen a quienes creen ser autosuficientes. Que los pobres toquen el corazón de los ricos. Que quienes buscan la verdad den la vida a cuantos están satisfechos porque ya la han encontrado. Que los moribundos, que no querrían morir, sean consolados por aquellos a los que les resulta durísimo vivir. Que quienes no son amados abran el corazón de quienes no logran amar. Que los prisioneros encuentren la verdadera libertad y liberen del miedo a los demás. Que quienes duermen en la calle sean amables con cuantos no logran comprenderlos. Que los hambrientos arranquen el velo de los ojos a cuantos no tienen hambre de justicia. Que quienes viven sin esperanza purifiquen el corazón de sus hermanos y de sus hermanas que tienen miedo de vivir. Que los débiles confundan a los fuertes. Que la compasión venza al odio. Que los hombres y las mujeres de paz neutralicen la violencia. Que ella se rinda a quienes son totalmente vulnerables. Para que todos podamos ser sanados". Thérèse Vanier, fallecida a los 91 años, escribió esta oración. Nacida en 1923 en Canadá, se recibió de médica en Londres y comenzó a trabajar en el St. Thomas Hospital, en la unidad de hematología (en 1995 se convirtió en la primera mujer en dirigirla). Pionera en la difusión de los cuidados paliativos en Europa y gran experta en dicho campo, después de haber participado en una peregrinación de Fe y Luz a Lourdes, en 1971, decidió dedicarse al Arca, comunidad ecuménica fundada por Jean Vanier que acoge a personas con retraso mental. Precisamente Thérèse abrió en 1973 la primera comunidad inglesa del Arca, Little Ewell, en Barfrestone, Kent. Coordinadora de la región de Europa septentrional (Inglaterra, Escocia, Irlanda, Dinamarca y Noruega), responsable de la comunidad londinense del Arca hasta 1981 y gran artífice del ecumenismo, de Thérèse todos recuerdan la dulzura, la fuerza y el sentido del humor.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS