Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La ONU condena la violencia
en la República Centroafricana

· Sanciones individuales y un embargo sobre las armas ·

El Consejo de seguridad de la ONU aprobó, este miércoles, por unanimidad, una resolución en la que condena las violencias que se están dando en la República Centroafricana.

Además se ha alargado un año más el embargo sobre las armas al país y las sanciones para individuos y entidades. En el texto de la resolución se condenan también los actos de incitación a la violencia que minan la paz, en particular «sobre base étnica o religiosa», afirmando por primera vez que «los responsables podrían incurrir en medidas restrictivas». Los Quince han reiterado que las sanciones pueden ser impuestas por una serie de motivos, también para quien mina la paz o la seguridad, viola los derechos humanos internacionales, comete actos que incluyen violencia sexual o de este tipo y sostiene las redes criminales. La República Centroafricana, uno de los países más pobres del mundo, está tratando de salir con dificultad de una larga y complicada crisis política y militar que estalló en el 2013, después del golpe de estado de la rebelión Seleka.

Se enfrentan sobre todo dos grupos: la milicia Seleka, que defiende la minoría musulmana, y los anti-balaka. Los enfrentamientos – alimentados también por la debilidad del gobierno central – han causado cientos de víctimas, entre los cuales hay también numerosos trabajadores humanitarios. Cerca del 70-80% de las zonas rurales están abandonadas por el estado y están ocupadas por los rebeldes.

Hoy, según la ONU, al menos 100.000 personas tienen urgentemente necesidad de ayuda humanitaria, después de semanas de enfrentamientos armados entre milicias opuestas. El portavoz del palacio de cristal, Stephane Dujarric, al menos 60.000 personas han huido de sus pueblos de procedencia y se han refugiado en la frontera con el Chad. Más de 40.000 sin embargo se han quedado donde vivían y arriesgando constantemente la vida a causa de los enfrentamientos.  

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Noviembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS