Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La misa no es un espectáculo

· Dedicado a la eucaristía el nuevo ciclo de reflexiones en la audiencia general ·

El «corazón» de la Iglesia es la eucaristía, pero muchos cristianos no parecer entender completamente la importancia. Por eso el Papa Francisco, en la audiencia general del miércoles 8 de noviembre en la plaza de San Pedro, inauguró una nueva serie de catequesis, dirigida a «comprender bien el valor y el significado de la Santa Misa» y a hacer «descubrir, cómo a través de este misterio de la fe resplandece el amor de Dios». Una enseñanza, dijo el Pontífice, que sigue las indicaciones del Concilio Vaticano II — para el cual la «formación litúrgica de los fieles» es «indispensable para una verdadera renovación» — y que responde a las lagunas lamentablemente encontradas en la actitud de los fieles. «Muchas veces — subrayó Francisco — vamos ahí, miramos las cosas, hablamos entre nosotros mientras el sacerdote celebra la eucaristía...».

Con evidente preocupación el Papa critico la superficialidad con la que a menudo se participa en la misa: Si hoy viniera aquí el presidente de la República o alguna persona muy importante del mundo, seguro que todos estaríamos cerca de él, querríamos saludarlo. Pero pienso: cuando tú vas a misa, ¡ahí está el Señor! Y tú estas distraído». En tal sentido subrayó la mala costumbre — incluso de «algunos sacerdotes y también obispos» de usar los teléfonos durante las celebraciones: «El sacerdote dice: “Levantemos el corazón”. No dice: “Levantemos nuestro móviles para hacer una fotografía”». Y añadió: «La misa no es un espectáculo: es ir a encontrar la pasión y la resurrección del Señor».

Las próximas catequesis, por esto, responderán a sencillas preguntas sobre la misa, sobre su estructura y sus signos. Empezando por la señal de la cruz: «¿Vosotros habéis visto cómo se hacen los niños la señal de la cruz?», preguntó a los presentes lamentando que demasiado a menudo se noten gestos confusos y enredados. Es necesario sin embargo, aconsejó, «enseñar a los niños a hacer bien la señal de la cruz», símbolo de la redención del hombre. Una catequesis cuidada ayudará a redescrubrir «la belleza que se esconde en la celebración eucarística» y que «una vez desvelada, da pleno sentido a la vida de cada uno».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Noviembre de 2017

NOTICIAS RELACIONADAS