Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La mamá que sustituyó a los jesuitas

· Los ejercicios de María Antonia de Paz y Figueroa ·

El próximo 27 de agosto, en Santiago del Estero, será beatificada la sierva de Dios argentina María Antonia de Paz y Figueroa (1730-1799), que como religiosa eligió el nombre de María Antonia de San José. Presenta su figura un artículo de la Civiltà Cattolica.

Podemos decir que la imagen de María Antonia que ha pasado a la historia es la de un personaje singular. Como episodio anecdótico se recuerda que, después de la expulsión de los jesuitas, que tuvo lugar en 1767, María Antonia se dedicó a difundir los ejercicios espirituales, de los que organizó tandas muy numerosas y en los que se verificaron milagros de multiplicación de panes para los que hacían los ejercicios y para los pobres.

Es menos conocido el hecho de que sus cartas y sus escritos —sobre todo el fascículo «El estandarte de la mujer fuerte»— fueron difundidos y traducidos por los jesuitas de la Compañía expulsada. De ella se recuerda el sobrenombre, «Mama Antula», diminutivo de Antonia, que, traes caer en desuso, había perdido la connotación afectuosa con la que resonaba en los oídos de sus contemporáneos.

Para contextualizar la figura de María Antonia en su época, es necesaria una breve reflexión sobre el marco geopolítico y sobre lo que significó para los pueblos latinoamericanos la expulsión de la Compañía de Jesús.

Diego Fares

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS