Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La injusticia golpea sobre todo a los más pobres

· Audiencia del Pontífice a la Asociación nacional de la policía de estado italiana ·

«Toda injusticia afecta sobre todo a los más pobres, y a todos aquellos que de diversas maneras pueden llamarse “los últimos”». Lo recordó el Papa Francisco a los pertenecientes a la asociación nacional de la policía de Estado italiana (Anps), que este año celebra el quincuagésimo aniversario de su fundación.

Recibiendo en audiencia a un denso grupo — reunido el sábado 29, por la mañana, en el aula Pablo VI, en representación de los más de treinta y dos mil asociados distribuidos en 179 secciones — el Pontífice remarcó que «cuando faltan la legalidad y la seguridad, los más débiles son los primeros perjudicados, porque tienen menos medios para defenderse y mantenerse por sí mismos». Y entre estos Francisco mencionó en particular a «aquellos que abandonan sus tierras debido a la guerra y la miseria y deben comenzar desde cero en un contexto completamente nuevo; los últimos son aquellos que han perdido sus hogares y trabajos, y no pueden mantener a sus familias; los últimos son los que viven marginados y enfermos, o son víctimas de injusticias y abusos».

«A todos ellos — exhortó — os acercáis cuando intentáis prevenir los delitos y trabajáis para combatir el bullying y el fraude; cuando dedicáis vuestro tiempo y energías a la formación de los jóvenes y a la vigilancia de las escuelas, a la protección del territorio y del patrimonio artístico, a la organización de congresos y a la formación de una ciudadanía más activa y consciente». Se trata de un compromiso indispensable para «difundir una cultura de legalidad, respeto y seguridad»: un compromiso incluso más necesario si se considera que «sin estos fundamentos, ningún contexto social puede alcanzar el bien común, ya que tarde o temprano se convertirá en una maraña de intereses personales, no relacionados entre sí, incluso opuestos». Según el Pontífice, de hecho, el bien de una sociedad no puede ser determinado «bienestar de la mayoría o del respeto de los derechos de “casi todos”. Se cifra, en cambio, en el bien de la colectividad como conjunto de personas, de modo que, si uno sufre, “todos los miembros sufren con él”».

En conclusión, al agradecer a los miembros de la Anps «por el mensaje de compartir y de solidaridad que transmitís, con un esfuerzo a menudo escondido», el Papa Francisco renovó la invitación a «incluir, en la masa de la sociedad, el fermento de la igualdad y de la fraternidad, que nunca deja de producir su fruto».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Octubre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS