Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

La guerra no es la respuesta

· En el Ángelus el Papa recuerda la visita del sábado a Redipuglia y lanza un llamamiento por la República Centroafricana ·

La guerra es una locura «de la que la humanidad aún no ha aprendido la lección». Teniendo aún presente en su corazón el recuerdo de su visita el día anterior a Redipuglia, también en el Ángelus del domingo 14 de septiembre, el Papa Francisco volvió a hablar de los conflictos que «aún hoy se están librando» en diversas partes del mundo.

Al preguntarse «cuándo aprenderemos esta lección» que la historia sigue impartiendo a los hombres sin apreciables resultados, invitó «a contemplar a Jesús crucificado para comprender que el odio y el mal se vencen con el perdón y el bien», y comprender de una vez por todas «que la respuesta de la guerra sólo aumenta el mal y la muerte».

Al respecto citó los «números estremecedores» de la Gran guerra –«se habla de cerca de ocho millones de jóvenes soldados caídos y de casi siete millones de civiles»– y de algunos de los dramas que afligen a la humanidad en este particular momento histórico: como el conflicto que tiene lugar en la República Centroafricana, donde, desde el lunes 15, inicia oficialmente la misión querida por las Naciones Unidas para favorecer la pacificación del país y proteger a la población civil. El Pontífice aseguró «el compromiso y la oración de la Iglesia católica» y alentó «el esfuerzo de la comunidad internacional», deseando que «la violencia ceda el paso al diálogo» y que «las partes contrapuestas dejen de lado los intereses particulares y se esmeren para que cada ciudadano, independientemente de la etnia y de la religión a las que pertenece, colabore en la edificación del bien común».

Al destacar la fiesta litúrgica de la exaltación de la Santa Cruz, el Papa Francisco dirigió un conmovido recuerdo por los «tantos hermanos y hermanas nuestros que son perseguidos y asesinados a causa de su fidelidad a Cristo», especialmente «allí donde la libertad religiosa aún no está garantizada o plenamente realizada».

Finalmente el Papa encomendó a la protección de la Virgen María a las veinte parejas de esposos que poco antes había unido en matrimonio en la basílica vaticana.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Mayo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS