Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

A la escucha

· Krista Tippet, voz radiofónica de Estados Unidos ·

Krista Tippet no solo es una voz de la radio, sino también una persona de rico perfil intelectual y humano. Se deduce fácilmente leyendo su libro Speaking of Faith: Why Religion Matters and How to Talk About it (Penguin, 2008), una seria reflexión de una mujer que desafía su cultura, la del American Dream. Está claro que el título es un programa para la radio, porque inicialmente su transmisión radiofónica se llamaba precisamente así (Speaking of Faith), pero a lo largo de los años –hasta hoy– se convierte en On Being, que podría traducirse "sobre el ser", aludiendo al ser en la frontera de la fe.

Su programa comenzó con una serie de encuentros ocasionales en una radio de Minnesota, a fines de los años noventa; a comienzos de 2000 se transformó en un programa mensual y, por último, en una verdadera cita semanal. En 2010 el programa recibe un nombre nuevo y se transmite por internet. Ofrece una gran cantidad de entrevistas a hombres y mujeres americanos y no, que tienen algo que decir sobre la religión y sobre la experiencia religiosa. A la pregunta genérica sobre cuántas personas ha encontrado, Krista responde ignorando el número exacto –casi por modestia–, pero se trata de un centenar: cada programa gira en torno a un personaje de profunda experiencia religiosa.

Cuando me reúno con ella, con ocasión de un seminario de estudio sobre la compasión, en medio de los bosques de la ciudad de Kalamazoo, en Michigan, reconozco inmediatamente su voz inconfundible. Tiene un tono que te lleva, que te impulsa a meditar y te invita a la reflexión. Demuestra una gran sensibilidad y, cuando interviene para moderar las sesiones, un silencio lleno de respeto embarga a todos los presentes –algunos de los cuales son importantes profesores de la Universidad católica de Notre Dame– para dar cabida al contenido de sus observaciones.

En efecto, su voz, tan habituada a la actividad radiofónica, conduce al oyente hacia el objeto de sus pensamientos: es un medio poderoso que ha recibido como don, y Krista deja que se transparente con mucha modestia, porque es consciente de que se trata de un servicio a la espiritualidad. Por otra parte, los huéspedes de sus programas tienen verdaderamente la posibilidad de expresar con libertad sus experiencias, que en realidad son siempre profundas.

La religión y la vida de los creyentes constituyen el centro de sus intereses, y esto es por demás sorprendente cuando uno piensa que de muy joven dejó Estados Unidos para ir a Alemania, como corresponsal de distintas cabeceras. Su libro ilustra la experiencia de una americana en la Alemania atribulada por el drama de la separación y de la guerra fría. De vuelta a Estados Unidos sigue un máster en teología en la Universidad de Yale, y allí reanuda los lazos con su ambiente de origen, tan orientado a la práctica de la fe cristiana. Después de titularse en 1994, frecuenta durante un largo período la abadía benedictina de Saint Johnen Collegeville, Minnesota, con vistas a un proyecto de investigación en historia oral. Escuchar el relato del monasterio la estimula a idear un programa radiofónico. Así, poco a poco, va madurando el proyecto que se convertirá en un patrimonio cultural e intelectual para todos.

El sitio internet de On Beinges una verdadera enciclopedia de la religión contemporánea en el ámbito americano y, más en general, el ámbito internacional. Cuando le pregunto de manera más precisa el porqué de la transmisión radiofónica, Krista no tiene dudas: "En aquellos años, el tema religioso solo abordaba el aspecto negativo, degenerado y corrupto de las religiones consideradas, sobre todo, instituciones sociales y políticas. Había intuido que se debía ofrecer un nuevo enfoque". Este espacio vacío, como lo define ella misma, ha constituido el éxito del programa.

Para Krista, las religiones no son únicamente instituciones, sino que son los creyentes el corazón de las mismas. No tenemos que olvidar que estamos en la víspera de los dramáticos hechos de 2001, y que su programa se inauguró precisamente ese año. Decir religión significaba decir violencia o comportamiento que contrastaba abiertamente con los principios religiosos profesados. Por eso, Krista ofreció a todos los oyentes la experiencia concreta, vivida y sufrida por un gran número de protagonistas de la vida cristiana.

Ella, baptista tradicionalista, cuando me habla sabe que se está dirigiendo a un sacerdote católico, y se siente orgullosa de haber dado a conocer en Estados Unidos la actividad del Observatorio astronómico vaticano. Antes de realizar aquel programa –me dice casi sonriendo–, muchos americanos pensaban todavía que la relación entre la Iglesia católica y la ciencia seguía siendo como en tiempos de Galileo. Está convencida de haber contribuido a la causa de una revisión por parte de la opinión pública americana, gracias a la entrevista al hermano Guy Consolmagno y al padre George Coyne, porque es un modo de que los oyentes comprendan cuál es la relación entre fe y ciencia para el mundo católico y, más en general, para un cristiano.

La relación entre ciencia y religión parece atraer su atención de creyente, como lo prueba también el programa dedicado totalmente a Teilhard de Chardin, gracias a la participación de Ursula King, teóloga católica estudiosa de las cuestiones de gendery de espiritualidad, así como del pensamiento sobre la evolución.

La voz de Krista y sus entrevistas son una fuente excepcional de conocimiento del mundo cristiano. No quiere detenerse en temáticas consabidas acerca de la religión, que llenan las primeras páginas de los diarios, sino que trata de que la religión hable a través de los creyentes con experiencias tanto particulares como universales.

Es el caso de la entrevista a Marie Howe, poetisa del Estado de Nueva York, quien no solo expresa el sentido de la poesía, su intraducibilidad y su absoluta necesidad, sino también el reflejo de su educación católica. Marie Howe afirma que la vida moral se expresa tanto a través de lo que decimos como a través de lo que realizamos. Con esta frase se puede sintetizar también el ser cristiano de su entrevistadora.

En verdad, Krista Tippet puede sentirse orgullosa de haber contribuido a un serio cambio de mentalidad en Estados Unidos por lo que respecta a la religión. Más de doscientas radios de todo el país transmiten su programa, y en su portal de internet la siguen muchísimos oyentes de todo el mundo. Su preocupación fundamental es la de contar con veracidad qué es la religión para un creyente que asume con responsabilidad su propia vocación. En los días en que me encontré con ella acababa de transmitirse el programa que había grabado con la luterana Nadia Bolz-Weber, que en calidad de pastora dirige una comunidad cuyo nombre ya es todo un programa: "Iglesia de todos los santos y de todos los pecadores", en Denver.

Krista afirma que Nadia es una mujer que logra hablar con todos, en particular con los jóvenes, también gracias a su sorprendente experiencia de curación de la dependencia, con su cuerpo totalmente tatuado, sin miedo de confesar su fe cristiana viva, aunque sea marginal o extravagante. Cuando uno escucha la entrevista a Nadia, se da cuenta de que se trata de una fe verdadera y profunda, que trata de ir más allá de los estereotipos y llega al corazón de la humanidad.

El programa On Being ha revolucionado en Estados Unidos el modo de presentar la religión y todo lo que tiene que ver con ella. El proyecto de su ideadora no solo prosigue, sino que también tiene cada vez más vigor gracias a su personalidad. Periodista radiofónica por vocación, Krista es también escritora: a su primer libro siguió otro más orientado a la relación entre ciencia y fe, cuyo título, Einsteinfs God: Conversations About Science and the Human Spirit, muestra que también en él la autora se siente particularmente comprometida a comprender cómo la fe y la religión deben dialogar con la ciencia. Su propómás íntimo es claro: poner la fe y la teología en el centro del debate cultural y social.

El proyecto de Krista es mucho más que una simple profesión: es una verdadera vocación cristiana. Su deseo más profundo es hacer hablar a los creyentes, hacerlos dialogar entre sí, en esta comunidad de oyentes en busca de un sentido más auténtico de la fe en la sociedad contemporá. Lo afirma con convicción: "Sí, es cierto, la radio para mí es una vocación, en el sentido más profundo de la palabra. Y a esto me siento llamada. Se trata de una vocación laica, porque no soy una predicadora, sino una oyente".

Cuanto más uno la escucha, tanto más se da cuenta de cómo las palabras de san Pablo iluminan una verdad fundamental: fides ex auditu, la fe depende de la escucha de la predicación de los hombres y de las mujeres que siguen anunciando la buena nueva y, por eso mismo, encarnando la voz de Cristo.

Por Alberto Fabio Ambrosio

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS