Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Juntos en Cristo para renovar la sociedad

· El sábado comienza el viaje del Papa a Croacia ·

Con gran alegría la Iglesia que está en Croacia se dispone a acoger a Benedicto XVI en Zagreb los días 4 y 5 de junio. El Papa viene con ocasión de la primera Jornada nacional de las familias católicas croatas, para reafirmar la importancia de la familia y promover los valores vinculados al matrimonio y a la familia que, como don para la existencia de todos los hombres, es la institución en la que cada uno conoce el amor y aprende a amar, desarrollando su propia identidad y personalidad.

Para toda Iglesia y para todo pueblo la visita del Sucesor de Pedro es una bendición. A través de este acontecimiento se brinda la posibilidad de tomar mayor conciencia del camino realizado, de hacer una sincera verificación del presente y, sobre todo, de abrir el corazón a la esperanza que las palabras del Papa saben infundir, iluminando los pasos futuros.

Para la Iglesia que está en Croacia la visita de Benedicto XVI es un auténtico don del Espíritu en este tiempo pascual. Sabemos bien cuántos fieles quieren videre Petrum, estar cerca del Papa, comunicar con él no sólo en la intimidad de la oración  —a través de caminos conocidos sólo por Dios— sino también demostrando visiblemente su deseo de encontrarse con el Pontífice, participando en las celebraciones.

La semilla de la palabra del Papa caerá en el terreno en el que se encuentran las diversas realidades y experiencias presentes en Croacia. Es necesario tener presente que han pasado únicamente dos décadas desde la caída del régimen comunista y que inmediatamente después el país tuvo que afrontar una situación bélica, que ha provodado destrucciones y heridas, las cuales no pueden cicatrizar sólo a través de intervenciones políticas o económicas, sin  la verdad histórica y el encuentro personal con  Dios, Padre de misericordia. La Iglesia que está en Croacia se siente agradecida por los numerosísimos testimonios de adhesión radical al Evangelio que se han dado a lo largo de la historia hasta la época de la opresión del régimen comunista y las vicisitudes de la guerra reciente. Se trata de la riqueza que nos han dado los mártires y los testigos del Evangelio, cuya máxima expresión es la vida y la muerte del beato Alojzije Stepinac. La Iglesia, a pesar de la fuerte oposición actual de una parte de la sociedad ante la exigencia de la purificación de la memoria, da gran relieve a la rica herencia espiritual que nos ha dejado el testimonio de vida cristiana de tantos, la cual nunca puede quedar limitada a los hechos históricos. Junto al beato Stepinac hay muchos hombres y mujeres, clérigos y laicos, que nos han transmitido la verdadera cultura del humanismo cristiano.

En varias circunstancias Joseph Ratzinger se ha encontrado con los fieles croatas. Ya siendo profesor, obispo y cardenal conoció nuestra historia y cultura. Conoce, por tanto, muy bien las dimensiones más profundas de la expresión de la fe y de la cultura croatas.  En el viaje apostólico se encontrará también con una generación de jóvenes, la mayor parte de los cuales ha nacido después de la caída del régimen comunista y vive la misma realidad de sus coetáneos europeos, pero también es muy sensible a los valores espirituales y a  las iniciativas de la Iglesia.

La visita se articula en cuatro encuentros pastorales, que forman una bellísima unidad. Representan los sectores fundamentales de la acción pastoral y abrazan simbólicamente los ámbitos de la vida humana: el mundo de la cultura, los jóvenes, las familias católicas, las vocaciones sacerdotales y religiosas.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS