Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Jerusalén capital de paz

· En la conclusión del viaje a Tierra Santa el Papa Francisco reza ante la «Salus populi romani» ·

El Papa Francisco en oración ante la «Salus populi romani» es la imagen conclusiva de su peregrinación a Tierra Santa. Tras regresar el lunes por la noche, 26 de mayo, de Tel Aviv, el Pontífice se dirigió el martes 27 de mayo, por la mañana, a la basílica de Santa María la Mayor y permaneció quince minutos absorto en oración ante la imagen de la Virgen, ante la cual depositó un ramo de flores.

Durante el viaje de regreso el Pontífice se entretuvo durante más de una hora con los representantes de los medios de comunicación internacionales que lo siguieron en Tierra Santa y aceptó responder a una serie de preguntas, pocas en realidad referidas a la peregrinación. Se afrontó así una serie de temas variados. Por lo que se refiere más específicamente al viaje, la curiosidad se concentró en la posición del Papa respecto a la cuestión de Jerusalén. «La Iglesia católica —respondió el Pontífice— el Vaticano, digamos, tiene su posición desde el punto de vista religioso: será la Ciudad de la paz de las tres religiones. Esto desde el punto de vista religioso. Las medidas concretas para la paz deben surgir de las negociaciones».

Los acontecimientos que caracterizaron la conclusión del viaje a Jordania, Palestina e Israel tuvieron lugar en Jerusalén donde, en la iglesia greco-ortodoxa en el monte de los Olivos tuvo lugar el cuarto y último encuentro con el Patriarca Bartolomé. Luego, en la iglesia del Getsemaní se reunió con los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas. Les recordó la responsabilidad que comporta para quien recibe el don de la vocación.

Por último, en la sala del Cenáculo celebró la misa con los Ordinarios de Tierra Santa. Allí, recordó en la homilía, la Iglesia «nació en salida. Desde aquí salió, con el Pan partido entre las manos, las llagas de Jesús en los ojos, y el Espíritu de amor en el corazón».

El discurso del Papa a los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas 

La homilía en la misa en el Cenáculo

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

18 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS