Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Jamás odio y violencia
en nombre de Dios

· El llamamiento del Papa ante los líderes religiosos durante la segunda jornada de la visita a Kenia ·

El diálogo entre las diferentes religiones «no es un lujo», ni «algo añadido u opcional», sino «fundamental, algo que nuestro mundo, herido por conflictos y divisiones, necesita cada vez más». Lo destacó el Papa Francisco dirigiéndose a los líderes religiosos de Kenia en la sede de la nunciatura en Nairobi, el jueves 26 de noviembre por la mañana.

Antes de presidir la gran y festiva misa con el pueblo en el campus de la universidad de la capital, el Pontífice quiso reunirse con las diversas almas de esta nación rica de diferentes tradiciones, para recordar que el nombre de Dios «no debe ser usado jamás para justificar el odio y la violencia». Y esto es válido también para esta tierra, donde aún está lamentablemente «vivo en sus mentes el recuerdo de los bárbaros ataques al Westgate Mall, al Garissa University College y a Mandera. Con demasiada frecuencia —constató el Papa Francisco— se radicaliza a los jóvenes en nombre de la religión para sembrar la discordia y el miedo, y para desgarrar el tejido de nuestras sociedades». Por ello es importante que a los líderes religiosos se los «reconozca como profetas de paz, constructores de paz que invitan a otros a vivir en paz, armonía y respeto mutuo».

El Papa concluyó invocando al Omnipotente a fin de que toque «el corazón de los que cometen esta violencia» y conceda «su paz a nuestras familias y a nuestras comunidades». El mundo, destacó, «espera justamente que los creyentes trabajen junto con las personas de buena voluntad, para afrontar los numerosos problemas que afectan a la familia humana. Mirando hacia el futuro —invitó—, imploremos que todos los hombres y las mujeres se consideren hermanos y hermanas, pacíficamente unidos en y a través de sus diferencias».

El tema de la paz había sido afrontado también la tarde anterior, en el primer discurso público en tierra keniana, el que pronunció en la State House durante la ceremonia de bienvenida. En la residencia del presidente Kenyatta, en presencia de las principales autoridades del país y del Cuerpo diplomático acreditado en Nairobi, el Papa Francisco recordó cómo «los conflictos y el terrorismo» se alimentan con el «miedo, la desconfianza y la desesperación, que nacen de la pobreza y la frustración». Por esto, añadió, «la lucha contra estos enemigos de la paz» debe ser emprendida por personas «que, sin miedo, creen en los grandes valores espirituales y políticos que inspiraron el nacimiento» de Kenia. Una nación de jóvenes, una nación «joven y vibrante», una «sociedad de gran diversidad, que desempeña un papel significativo en la región» por su reconocida capacidad de «dar forma a una democracia» basada en el respeto mutuo, el diálogo y la cooperación.

Discursos del Papa

Streaming en directo del viaje

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

18 de Junio de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS