Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Garantizar seguridad, derechos y dignidad a los migrantes

· Nuevo llamamiento del pontífice a la comunidad internacional después de los recientes naufragios en el Mediterráneo ·

Seguridad, derechos y dignidad a los migrantes. Un nuevo «sincero llamamiento» -después de los recientes «naufragios de barcas cargadas» de niños, mujeres y hombres «en las aguas del Mediterráneo»- fue dirigido por el Papa Francisco a la comunidad internacional para que se «actúe con decisión y prontitud» para «evitar que tragedias similares puedan repetirse y para garantizar la seguridad y el respeto de los derechos y de la dignidad de todos». El Pontífice habló al finalizar el Ángelus recitado con los veinticinco mil fieles presentes en la plaza de San Pedro a medio día del domingo 22 de julio. Profundamente conmovido por las «dramáticas noticias» que se han sucedido en las últimas semanas, Francisco expresó el propio dolor «frente a tales tragedias», asegurando el recuerdo y la oración por los «desaparecidos y sus familias».

Una exhortación a la solidaridad y la atención a la persona humana que había encontrado una anticipación durante el comentario habitual sobre el evangelio dominical antes de la oración mariana, con una invitación a seguir el ejemplo de Jesús hecho «un don para los demás, convirtiéndose así modelo de amor y servicio para cada uno de nosotros». En el pasaje del evangelista Marcos (6, 30-34) se cuenta cómo Jesús, conmovido por tanta gente que lo buscaba «necesitada de guía y ayuda», se detuvo junto a la multitud para «enseñarles muchas cosas». El Pontífice, impresionado por la solicitud del Señor, destacó tres actitudes, definidas por él: «los tres verbos del pastor»: “ver”, “tener compasión” y “enseñar”. Jesús, explicó Francisco, «siempre mira con los ojos del corazón», un corazón «tan tierno y lleno de compasión, que puede captar las necesidades aún más ocultas que las personas», y «a la multitud hambrienta y perdida» ofrece ante todo el «pan de la Palabra». Una respuesta que también habla a los hombres de hoy: «Todos nosotros -concluyó el Papa- necesitamos la palabra de la verdad, para guiarnos e iluminar nuestro camino», porque «sin la verdad, que es Cristo, no es posible encontrar la orientación correcta de la vida».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS