Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Flores coreanas a la Salus populi Romani

Promesa cumplida: el perfumado ramo de flores que Mary sol regaló al Papa Francisco el lunes 18 de agosto, por la mañana, en Seúl, delante de la nunciatura apostólica en Corea, está ahora a los pies de la Salus populi Romani. A la basílica de Santa María la Mayor lo llevó el Pontífice mismo tras regresar de su visita apostólica al país de la “mañana tranquila”.

Había prometido que ese gesto delicado, ese regalo de la pequeña coreana, tan rico en su sencillez, lo destinaría a la Virgen. En Roma. Y así, antes incluso de regresar al Vaticano, pidió dirigirse a la basílica liberiana.

La visita a la Virgen estaba programada. Con ocasión de su primer viaje fuera de los confines italianos, a Río de Janeiro en julio de 2013, el Papa Francisco inauguró, en efecto, la costumbre —renovada luego en mayo pasado con ocasión de la visita a Tierra Santa— de ir a rezar ante esa imagen tan querida por la devoción de los romanos: tanto la víspera del viaje, para confiarle su peregrinación, como al regresar, para hacer una oración de acción de gracias. Esta vez ya estaba preparado con el ramo de flores que llevaría de regalo: flores con los colores de Corea. Lo confesó el Papa a los periodistas durante el encuentro a bordo del avión en el viaje de regreso. Cuando la niña coreana le entregó su pequeño regalo, al Pontífice se le ocurrió espontáneamente pensar en depositar ese sencillo signo de devoción del pueblo coreano sobre el altar de la Salus populi Romani. Y así lo hizo. Tras ser acogido por algunos sacerdotes, en una basílica casi desierta, el Papa Francisco rindió homenaje a la imagen mariana. Luego se sentó y permaneció en profundo recogimiento. Alguno lo reconoció y se acercó a él. Luego, en el momento de dejar la basílica, el esbozo de un aplauso y el intercambio de saludos y sonrisas con los pocos presentes. Regresó al Vaticano casi a las 19.30. Y esta mañana, otro recuerdo para Corea en un tuit: «Gracias, amigos coreanos. Con la ayuda de Dios, volveré muy pronto a Asia. #Philippines #SriLanka».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS