Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Fe y violencia son incompatibles

· En el Ángelus el Papa Francisco recuerda que la verdadera fuerza del cristiano es la mansedumbre ·

Y a los fieles pide seguir rezando por la paz en Egipto

La paz de Cristo no es «neutralidad» o «componenda a cualquier precio»: seguir a Jesús «comporta renunciar al mal, al egoísmo, y elegir el bien, la verdad, la justicia, incluso cuando esto requiere sacrificio y renuncia a los propios intereses». Lo dijo el Papa Francisco en el Ángelus del domingo 18 de agosto que recitó en la plaza de San Pedro en presencia de muchísimos fieles.

Cuando Jesús dice que vino «a traer división», subrayó el Pontífice, «no es que Jesús quiera dividir a los hombres entre sí, al contrario». Él establece el criterio: «vivir para sí mismos, o vivir para Dios y para los demás; hacerse servir o servir; obedecer al propio yo, u obedecer a Dios». De esto se deduce –precisó– que no se puede autorizar el uso de la fuerza para defender la fe. «Fe y violencia son incompatibles» y «la verdadera fuerza del cristiano –explicó el Papa– es la fuerza de la verdad y del amor, que comporta renunciar a toda violencia».

El Pontífice, que tras recitar el Ángelus invitó a orar por las víctimas del hundimiento del ferry en Filipinas y por la paz en Egipto, recordó que seguir a Jesús «significa involucrarse» porque la fe no es un adorno: significa «elegir a Dios como criterio-base de la vida».

«Vivir la fe –explicó el Papa en la meditación– no es decorar la vida con un poco de religión, como si fuese un pastel que se le decora con nata. No, la fe no es esto». Después de la venida de Jesús, prosiguió, «no se puede actuar como si no conociéramos a Dios». De hecho, «Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia, Dios es fidelidad, es vida que se dona a todos nosotros».

En la misma línea de la meditación del Ángelus dominical, se lee también en el tuit que el Papa difundió el lunes 19 de agosto por la mañana: «No podemos ser cristianos a ratos. Si Cristo constituye el centro de nuestra vida, ha de estar presente en todo lo que hacemos». La cuenta en español del Pontífice ha superado los 3.4 millones de seguidores, llegando a ser más de 8.600.000 las personas que siguen al Papa a través de la plataforma digital conectados en los nueve idiomas de @Pontifex.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS