Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Familia
modelo de una sociedad justa

· ​El Papa Francisco en Ecuador indica la senda para pasar de la competición a la solidaridad ·

El modelo es la familia, lugar donde las relaciones humanas no se basan «en la competición que produce el descarte» sino en la gratuidad, la solidaridad y la subsidiariedad. Es esta la senda indicada por el Papa Francisco a los representantes de la sociedad civil del Ecuador —autoridades políticas, empresarios, obreros, artesanos, sindicalistas, representantes de grupos étnicos y movimientos sociales— con quienes se reunió el martes 7 de julio, por la tarde, como conclusión de la tercera jornada del viaje al país andino.

A ellos el Pontífice dirigió un discurso amplio, totalmente centrado en la necesidad de redefinir el rostro de la sociedad y la fisionomía de las relaciones humanas «a partir de la experiencia de la vida familiar». Donde, según el Papa Francisco, las personas reciben la educación en los «valores fundamentales del amor, la fraternidad y el respeto mutuo, que se traducen en valores sociales esenciales». En especial, el Papa recordó la gratuidad, que «no es complemento sino requisito necesario» para pasar de una justicia económica a una auténtica justicia social «que defiende el derecho fundamental de la persona a una vida digna». Para el Pontífice es necesario trabajar en una sociedad inclusiva, fundada en la participación de todos y en la solidaridad intergeneracional, para apartar el futuro de niños, jóvenes y ancianos de los «servidores del egoísmo, del dios dinero que está al centro de un sistema que nos aplasta a todos». En una democracia auténtica —recordó— «cada una de las fuerzas sociales, los grupos indígenas, los afroecuatorianos, las mujeres, las agrupaciones ciudadanas y cuantos trabajan por la comunidad en los servicios públicos son protagonistas imprescindibles» y no simples «espectadores».

Poco antes el Papa Francisco se había reunido con los representantes del mundo de la escuela y de la universidad, a quienes había dirigido un fuerte llamamiento en favor de la creación, con la recomendación de conjugar siempre tutela del ambiente natural y defensa del ambiente humano. «No podemos seguir dándole la espalda a nuestra realidad, a nuestros hermanos, a nuestra madre la tierra», había exhortado recordando que «no basta con realizar análisis, descripciones de la realidad; es necesario generar los ámbitos, espacios de verdadera búsqueda, debates que generen alternativas a las problemáticas existentes, sobre todo hoy. Que es necesario ir a lo concreto». Un recuerdo que resonó también por la mañana, durante la misa en el parque del Bicentenario de Quito, con la invitación a dar vida a una evangelización capaz de transformar el mundo con su fuerza «revolucionaria».

Homilía de la misa en Quito  

Discurso al mundo de la enseñanza  

Discurso a los representantes de la sociedad civil 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS