Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Experiencia de fraternidad entre los pueblos

· Benedicto XVI invoca en el Ángelus al espíritu de la tregua olímpica en las vísperas de los Juegos en Gran Bretaña ·

El dolor del Papa por la insensata violencia en Denver y por las víctimas del naufragio en Zanzíbar

El maligno intenta siempre arruinar la obra de Dios, sembrando división en el corazón humano y también en las relaciones interpersonales, sociales, internacionales. Por tanto es necesario aprovechar la ocasión que representan los ya próximos Juegos olímpicos en Londres y vivirlos como «una experiencia de fraternidad entre los pueblos de la Tierra». Por eso Benedicto XVI —dirigiéndose a los numerosos peregrinos que acudieron ayer, domingo 22 de julio, a Castelgandolfo para la cita de la oración mariana — pidió rezar, demostrando cómo la Iglesia católica contempla este acontecimiento de relevancia mundial y de «fuerte valor simbólico», con «particular simpatía y atención».

Inspirándose en la liturgia dominical, el Papa había recordado que «el maligno siembra guerra» mientras que «Dios crea paz». Para responder a este reto y realizar aquella obra de reconciliación radical de la que el mundo tiene una necesidad urgente, es necesario recorrer los pasos de Jesús y hacerse «Cordero». El Pontífice puso el acento particularmente en la gran oportunidad que precisamente los Juegos olímpicos representan y volvió a subrayar el concepto poco antes expresado, también en el saludo dirigido a algunos grupos de fieles de lengua inglesa presentes en el patio del Palacio apostólico de Castelgandolfo. Asimismo evocó a propósito el antiguo «espíritu de la tregua olímpica», invocado en los albores de la manifestación en la antigua Grecia, para pedir una tregua entre los beligerantes de manera que garantice a los atletas que llegaban a Olimpia el paso seguro en territorios enemigos. Igualmente en las palabras dirigidas a los fieles provenientes de diversos países del mundo, el Pontífice ha revelado haber «quedado profundamente conmocionado por la insensata violencia desencadenada en Aurora», ciudad estadounidense de Denver, y «entristecido por la pérdida de vidas humanas» en el desastre del barco naufragado frente a la costa de Zanzíbar, en Tanzania. Aseguró la participación y cercanía a las familias de las víctimas y de los heridos, «especialmente de los niños».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS