Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Entre un pueblo abierto a las necesidades de quien sufre

· En Amán los primeros encuentros del viaje ·

Ha sido la Jordania de la convivencia pacífica y del diálogo quien acogió hoy por la mañana al Papa Francisco. A miles se abarrotaron a lo largo del itinerario papal, agitando las mismas banderas, gritando las mismas frases de bienvenida: imposible distinguir a los cristianos de los musulmanes. Por lo demás, el sucesor de Pedro se puede considerar “de casa” entre estos lugares desde hace al menos cincuenta años. Ese medio siglo que el Papa Francisco vino a celebrar en el recuerdo de un abrazo que abrió un camino nuevo precisamente para los cristianos, un camino por la senda hacia la unidad plena. El encuentro entre Pablo VI y el patriarca Atenágoras, que tuvo lugar el 5 de enero de 1964 en el monte de los Olivos, junto a la sorpresa por una iniciativa sin precedentes suscitó entonces muchísimas esperanzas. Y hoy revive con intérpretes nuevos, pero animados por el mismo ardor ecuménico. Y, sobre todo, por la misma voluntad de dar una contribución al proceso destinado a poner la palabra fin al escándalo de la división entre los hijos del único Cristo.

Veloz el recorrido hasta el palacio real. Amán se mostró con todo su atractivo. La sensación es la de encontrarse en cualquier otra gran ciudad europea o americana. Si bien se concibe en modelos occidentales, permanece indeleble su espíritu más auténtico, vinculado a las tradiciones.

En el palacio real el Papa fue recibido por el rey Abdallah II bin Al Hussein y por la reina Rania. Un breve encuentro privado con el rey, luego con su familia y, por último, con las autoridades jordanas allí reunidas, con el cuerpo diplomático, en el salón de recepciones, donde tuvo lugar el intercambio de discursos.

Concluido el encuentro, sin concederse un momento de pausa —ni siquiera para la comida, que había tenido lugar antes a bordo del avión durante el vuelo de Roma a Amán— el Papa Francisco subió nuevamente al coche para dirigirse al «International Stadium», donde le esperaban miles de fieles, veinticinco mil sólo dentro del complejo deportivo.

de nuestro enviado Mario Ponzi

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS