Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Entre los «descartados» de la sociedad

Del centro del poder político a uno de los centros de la caridad. Desde el «Capitol Hill» el Papa, rodeado por el afecto de muchísimas personas abarrotadas a lo largo de las calles, se dirigió en coche, el jueves 24, a la parroquia de San Patricio para el encuentro con cerca de doscientos sintecho de la capital, última cita en programa en Washington.

Una agenda que dice mucho de esta visita del Pontífice a Estados Unidos, en una cita muy esperada por la Iglesia local. Y la elección no fue casual. La iglesia parroquial de San Patricio —la más antigua de Washington y entre las más antiguas del país, fundada en 1794 por los trabajadores de la piedra, sobre todo irlandeses, empleados en la Casa Blanca y en el Capitolio— está, en efecto, desde hace más de dos siglos en primera línea en la asistencia a los más necesitados. Actividad que se fue intensificando en los últimos años, gracias a nuevos edificios, construidos en terrenos adquiridos recientemente, que acogen servicios de promoción humana, además de la asistencia espiritual.

El Papa Francisco, a su llegada, fue acogido por el rector, monseñor Salvatore Criscuolo, y por algunos cientos de personas que lo saludaron con gran afecto. Una bienvenida conmovedora, pero no por esto menos calurosa sobre todo la expresada por los sintecho. El Papa escuchó sus voces —muchos se dirigieron en español— y recogió sus intenciones, respondiendo a quien le pedía una palabra de aliento, una bendición.

De nuestro enviado Gaetano Vallini

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS