Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Encuentro de alta tensión

· Entre el presidente estadounidense Donald Trump y la canciller alemana Angela Merkel ·

Posiciones aún muy distantes sobre inmigración y comercio.

Frialdad. Parece ser que esta es la palabra más recurrente en los comentarios de la prensa sobre el encuentro de ayer en la Casa Blanca entre el presidente estadounidense, Donald Trump y la canciller alemana, Angela Merkel. OTAN, relaciones diplomáticas y comerciales, inmigración, lucha contra el terrorismo global, crisis siria: temas estos puestos en la mesa de la reunión que duró 45 minutos, el más breve entre los que el nuevo presidente tuvo hasta ahora con los jefes de gobierno. Y para completar el cuadro, –como destacaron los periodistas– la falta del apretón de manos entre los líderes en el salón oval. 

Merkel debió llegar el 14 de marzo, hacía cuatro días, pero el viaje se había anticipado. El encuentro fue «productivo», declaró Trump. «Satisfactorio» comentó Merkel. En el informe de la OTAN, el presidente afirmó su «fuerte apoyo» a la alianza, pero también remarcó la necesidad de que los demás países «paguen su justa cuota». Sintonía entre los líderes sobre Ucrania. Colaboración destacada, además, sobre la lucha contra el terrorismo global y, en particular, contra el así llamado Estado islámico (IS) en Siria, Irak, y Libia. Mayores tensiones sobre las relaciones en el frente de la inmigración. Trump dijo claramente que no comparte la línea alemana de apertura a los inmigrantes. Línea, esta, que «no es segura, primero está la seguridad de nuestros ciudadanos». La inmigración «es un privilegio, no un derecho» afirmó el jefe de la Casa Blanca, cuya administración está, desde hace tiempo, comprometida con un endurecimiento de las medidas y para restringir el número de los que llegan de países considerados con riesgo terrorismo. En el plano económico y comercial, la mesa redonda entre los dirigentes de los dos países se prolongó más de los 50 minutos previstos. Y era previsible vistas las tensiones sobre los aranceles. Pocos días antes Trump había proyectado imponer aranceles del 35% sobre las casas automotrices alemanas que producen en México los coches para el mercado estadounidense. Berlín había, por ello, replicado con la amenaza de presentar un recurso ante la Organización del comercio mundial (WTO) en contra de Estados Unidos en las caso de que entrara en vigor semejante medida.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Udienza Al Presidente Degli Stati Uniti D’america

24 de Mayo de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS