Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

En la mesa con tres mil pobres

· El obispo español Manuel González García ·

«Eucaristizar»: el neologismo usado por Manuel González García resume el método pastoral empleado en España a inicios del siglo XX, fundando, entre otros, la Unión Eucarística Reparadora y la congregación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret.

Nacido en Sevilla en 1877, Manuel desde niño, aun antes de su ingreso en el seminario a los doce años, formó parte de los «seises» de la catedral; como seminarista se dedicó a los servicios más humildes para pagarse los estudios, que concluyeron con el doctorado en derecho canónico después de un brillantísimo itinerario académico. Ordenado sacerdote, fue capellán, párroco, decano y obispo, primero auxiliar y luego residencial de Málaga, y tras los dolorosos hechos de la persecución religiosa en España, fue trasladado a Palencia. Murió el 4 de enero de 1940, después de apenas cinco años en su nueva sede.

Una historia que no parece tener notas extraordinarias; semejante a la de muchos otros. Una historia, sin embargo, que tuvo un giro crucial cuando, recién ordenado sacerdote, Manuel fue enviado a una misión en un pequeño poblado de Andalucía, y se encontró ante los grandes desafíos de su tiempo en el campo pastoral: indiferencia religiosa, pobreza humana y espiritual. En ese contexto él tuvo una experiencia que recuerda a la de san Pablo, tanto por el método pedagógico del Señor como por los frutos que ha dado. Fue Jesús quien se reveló al joven sacerdote, último entre los últimos, en el deteriorado sagrario de la iglesia parroquial de Palomares del Río.

Javier Carnerero Peñalver, Postulador

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Abril de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS