Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​En el signo de la hermandad

· El rol de la mujer como educadora en los trabajos de la plenaria del dicasterio para el diálogo ·

El icono Cristo es nuestra reconciliación, que hace contemplar el abrazo entre Jacob y Esaú, sugirió las líneas de reflexión de la asamblea plenaria del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, que se celebra en Vaticano desde el miércoles 7 al viernes 9 de junio. Lo hizo presente Clare Amos, directora de los programas para el diálogo y la cooperación interreligiosa del World council of Churches (Wcc), proponiendo el punto de vista ecuménico sobre el «rol de las mujeres en el educar a la fraternidad universal» que es el tema de los trabajos.

Y significativamente a cuatro mujeres el dicasterio ha pedido ayuda para un debate concreto y abierto. Además de la delegada del Consejo ecuménico de las Iglesias, intervinieron Nuria Calduch-Benages con una reflexión bíblica, Marie Derain valiéndose de su experiencia como educadora y defensora de los derechos de los menores en París, y sor Raffaella Petrini, atenta a proponer los puntos esenciales de la doctrina social de la Iglesia. Pero sin perder de vista los contenidos propuestos por el icono. Llamado también Pax Christi, parece que fue donado precisamente a Pax Christi international en 1999 por pintores de iconos del monasterio greco-católico de San Juan en el desierto, cerca de Jerusalén. Clare Amos la considera «un maravilloso instrumento espiritual y educativo», tanto como para usarla en el propio trabajo de enseñanza. «El icono tiene la capacidad de hablarnos en una serie de situaciones — reveló— en la que se siente con fuerza la necesidad de la reconciliación y de la fraternidad universal: la reconciliación entre judíos y árabes, la reconciliación entre las religiones judía, cristiana e islámica, y la reconciliación entre las tradiciones orientales y occidentales del cristianismo». Pero, añadió, «hay también otro aspecto: la necesaria reconciliación entre hombres y mujeres, entre masculino y femenino, y la importancia que ambos trabajen juntos para favorecer la reconciliación en el mundo en general». 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Noviembre de 2017

NOTICIAS RELACIONADAS