Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

En el centro la familia

· El secretario de Estado sobre la visita papal ·

Una ocasión «para reafirmar el lugar esencial que la familia ocupa en la Iglesia y en la sociedad», para ir al encuentro de las dificultades y las «heridas» que sufren, pero también para ofrecer un «signo de esperanza» y de «apertura al futuro» en este momento particular en el que la Iglesia está «profundamente golpeada» por el drama de los abusos. Así — en una entrevista publicada on line en Vatican News la mañana del 22 agosto, al micrófono de Alessandro Gisotti — el cardenal Pietro Parolin sintetiza esos que serán los temas principales del viaje que, sábado 25 y domingo 26, llevará al Papa Francisco a Irlanda con ocasión del Encuentro mundial de las familias 2018. El de la Iglesia sobre el tema de la familia, recuerda el secretario de Estado, es una «rica enseñanza», y el Pontífice tendrá forma de reafirmarlo para sostener la familia en la misión a la cual está llamada: la de «transmitir y educar a la vida» a través de su «realidad de amor y de fidelidad» y su «capacidad de generar esa felicidad que hoy el mundo busca con todas sus fuerzas». Pero la familia hoy, subraya el secretario de Estado, tiene también «muchas heridas que sanar», «muchas soledades y muchas rupturas que recomponer». Esta, por tanto, no es solo fuerza activa y propositiva en la Iglesia y en la sociedad, sino también objetivo de atención, de cuidado, de «acompañamiento». En este sentido la Iglesia, explica, «tiene una propuesta suya para hacer, una propuesta que se basa en el Evangelio» y sobre el testimonio de las obras. Refiriéndose después al escándalo de los abusos que ha afectado también a Irlanda, el cardenal Parolin subraya que la Iglesia del país ha «reconocido sus faltas, sus errores, sus pecados» y al mismo tiempo se ha dotado «de una serie de medidas que puedan prevenir el repetirse de estas atrocidades, de estos horrores». Permanece el drama resaltado por las noticias también del reciente informe sobre abusos en Pensilvania: «Hemos estado y continuamos estando - afirma el secretario de Estado – profundamente afectados por este fenómeno que ha tenido una incidencia devastadora también en el testimonio de la Iglesia». El purpurado subraya cómo el Papa siempre ha insistido en el hecho de que «nuestro primer deber, nuestro primer compromiso es el de estar cerca de las víctimas, de ayudarlas de tal forma que puedan “reconstruir” la propia vida».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS