Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

En camino

Las dos mujeres en camino a Belén retratadas –en esta delicada acuarela y pintura al temple sobre papel– por el artista español Alfonso De Lara Gallardo forman casi una única figura. Los brazos parecen diseñar una estrella, rayos de fuego que lamen el cielo pero que, al mismo tiempo, se proyectan hacia la tierra.

Este es nuestro saludo al nuevo año en el paso –leve, pero muy firme– de un debate que prosigue, haciéndose cada vez más intenso. Un camino que quiere articular el diálogo como una oración que pide, alaba, exige y agradece. Un camino en el que, como escribió Adriana Zarri, “el sentido feliz de la llegada no se opone al sentido del camino, porque cada llegada es etapa de una progresión ulterior,

pero también cada etapa es una llegada al infinito ya alcanzado. Entonces, avanzar ya no es algo insufrible –huida de–, sino esperanza: trayecto hacia. Y demorarse ya no es pérdida de tiempo, pereza, pantuflos calientes: es descansar en el nido de Dios”. Con tal que el camino se recorra en compañía. En el relato publicado en estas páginas, sor Megumi, misionera javeriana japonesa, que vivió durante muchos años en Brasil antes de volver a su país natal, nos cuenta que en Japón todos los años se suicidan casi veintiocho mil personas. Se trata de una cifra espeluznante, que revela la tragedia de una crisis profunda, hija de la desesperación por la falta de verdaderos vínculos. Así pues, comenzamos un

nuevo año con la esperanza de que en este camino en compañía –en el diálogo y en el debate– seremos muy conscientes de cada paso. Un camino que a partir de este número –y durante todo 2015– contará con una nueva página teológica dedicada a la familia, realidad tan central y tan misteriosa, “un bellísimo azar”, como la define monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la familia, que comienza la reflexión. “Los negocios –recuerda un personaje de Philip Roth– se iban a pique, pero la familia no”. Estamosdispuestas a proporcionarle elementos que apoyan esta afirmación. (g.g.)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS