Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​El viajero nocturno

· ​La novela ·

En un momento histórico en el que los conflictos endémicos entre los pueblos, las religiones y las etnias se están encarnando de nuevo, con repetida violencia, en los cuerpos de las mujeres como forma de castigo, humillación y sumisión, al cumplirse diez años de la publicación de la novela de Maurizio Maggiani, Il viaggiatore notturno (Feltrinelli, 2005), nos viene a la memoria la misteriosa figura femenina de esta obra. Es “la Perfecta”, la muchacha que desde el Cáucaso se dirige a pie hacia el oeste, con una espuerta de plástico en la mano. Atraviesa medio Europa y llega a las puertas de Tuzia, donde encuentra –en una situación dramática– al protagonista, especialista en migraciones animales. “La Perfecta” camina por el arcén, errante, violada y vejada por ser mujer extranjera que tiene la fuerza de resistir a lo que los hombres le imponen. Repitiendo una frase misteriosa –que el protagonista interpreta como un “no me toques”, algo parecido a lo que escribió Carlos de Foucauld refiriéndose a la muerte que veía en el horizonte–, la mujer ritma su “no”. Aparentemente inútil, en sustancia tan sustancial. (@GiuliGaleotti)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Marzo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS