Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El tesoro más grande

· En Manila el Papa denuncia injusticias y corrupción e invita a custodiar la familia y destaca la valentía de Pablo VI al defender la apertura a la vida ·

La familia es «el mayor tesoro» de una nación. Desde el palco del «Mall of Asia Arena» de Manila, inmerso en el entusiasmo irresistible de miles de parejas de esposos con sus hijos, el Papa Francisco volvió a proponer con fuerza esta verdad, recordando una vez más que «el futuro de la humanidad pasa por la familia».

La jornada del viernes 16 de enero, la primera transcurrida totalmente por el Pontífice en Filipinas —donde había llegado el jueves 15 por la tarde—, culminó en el festivo encuentro con las familias reunidas en el moderno centro de deportes de la capital. A ellos el Papa Francisco, al hablar con frecuencia espontáneamente en inglés y, sobre todo en español, dirigió un discurso amplio y atrayente, confirmado más de una vez por los aplausos de los presentes.

«No pierdan esta capacidad de soñar» y «nunca dejen de ser novios», recomendó en especial el Papa, destacando la necesidad de alimentar continuamente el amor incluso a través de la oración en común: «cuando la familia reza unida —aseguró— permanece unida». El Pontífice hizo luego una fuerte denuncia de las «nuevas colonizaciones ideológicas que buscan destruir la familia» y amenazan diariamente sus fundamentos morales y materiales. El Papa Francisco puso en guardia, sobre todo, acerca del materialismo y el relativismo, que cierran las puertas a la acogida de la vida, por la que Pablo VI se arriesgó con valentía.

Anteriormente, en el encuentro con las autoridades del país y durante la misa celebrada en la catedral, el Papa había puesto el acento en la necesidad de construir «una sociedad respetuosa de los auténticos valores humanos» y atenta a la «voz de los pobres», invocando una «reforma de las estructuras sociales» y deseando que firmemente se «rechace cualquier forma de corrupción que sustrae recursos» de las ayudas para los más necesitados. A los cristianos, en especial, la invitación a dar vida a «círculos de honestidad» y a «redes de solidaridad» capaces de remover las causas de las desigualdades y de las injusticias.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS