Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El terrorismo quiere dividir

· Católicos y musulmanes después del ataque a la catedral de Marawi ·

Firme condena por la devastación de la catedral de St. Mary de Marawi y la destrucción de imágenes, estatuas y objetos sagrados por parte de los terroristas islámistas Maute, en la isla de Mindanao, llega por parte de Edwin A. de la Peña, obispo de Marawi y de Alim Abdulmuhmin Mujahid, director ejecutivo de la Darul Iftah-Armm (Oficina del pensamiento islámico de la región autónoma musulmana de Mindanao) y vicepresidente del Consejo de los Ulemas. En particular, el líder religioso musulmán, conocido en la isla por su posición contra el extremismo, ha invitado a los filipinos a evitar que el ataque terrorista pueda provocar una división entre musulmanes y cristianos en la región. Y ha afirmado que cuantos han cometido un símil ataque no pueden definirse verdaderos musulmanes.

«El profeta Mahoma –recordó Alim Abdulmuhmin Mujahid– prohíbe expresamente la destrucción de lugares santos, especialmente si se trata de iglesias y sinagogas». El líder islámico, además, se dijo convencido de que el diálogo es el único camino para alcanzar la paz y la estabilidad en la isla. También el gobernador de la región autónoma musulmana de Mindanao, Mujiv Hataman, definió el ataque a la catedral «no islámico» e invitó a todos los musulmanes de la isla a condenar el ataque de los terroristas vinculados al Estado Islámico. «Espero que los musulmanes y los cristianos no caigan en la trampa de Maute. Su objetivo es el de provocar una reacción de nuestros hermanos y hermanas cristianas. El ataque a la catedral –precisó el gobernador– no deberá causar una fractura entre cristianos y musulmanes. Llegados a este punto debemos ser fuertes y estar unidos en la lucha contra el terrorismo en el país».

El obispo de la Peña que al deplorar el ataque expresó una vez más su profunda preocupación, subrayó que con este episodio «se ha querido aplastar la fe católica. Es una blasfemia. Es inaceptable. Está claro que estas acciones están verdaderamente fuera del mundo». El obispo de Marawi, además, teme por la vida de los doscientos rehenes, entre los cuales 15 fieles católicos y el sacerdote padre Teresito “Chito” Soganub, en manos de sus secuestradores.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

28 de Julio de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS