Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El Papa anuncia
el nombramiento de veinte cardenales

· En el Ángelus ·

Provienen de dieciecho países de todos los continentes los veinte cardenales que el Papa Francisco creará en el consistorio del 14 de febrero, el segundo de su pontificado. El Papa llegado «casi del fin del mundo» eligió incluir en el Colegio cardenalicio a pastores de naciones de fe antigua pero también de comunidades jóvenes situadas en las «periferias» geográficas y religiosas del planeta. 

Como testimonio del «inseparable vínculo entre la Iglesia de Roma y las Iglesias particulares presentes en el mundo», como destacó en el Ángelus del domingo 4 de enero al dar el anuncio ante miles de fieles en la plaza de San Pedro.

De los quince purpurados que, al tener menos de ochenta años, están destinados a participar en un futuro cónclave, solamente uno pertenece a la Curia romana: el arzobispo Dominique Mamberti, prefecto del Tribunal supremo de la Signatura apostólica. Para los demás la elección del Pontífice cayó en pastores que expresan la diversidad y la especificidad de las Iglesias de los cinco continentes (cuatro de Europa, tres de Asia y de América, dos de África y de Oceanía), con la evidente inclinación a trazar una «geografía» cada vez más universal y abierta a las fronteras del mundo: no carece de significado, por lo demás, que algunos países –Cabo Verde, Tonga, Myanmar– tengan por primera vez un representante en el Colegio cardenalicio.

Junto a ellos se sumarán cinco prelados eméritos destinados a representar –especificó el Papa– «a muchos obispos que, con la misma solicitud de pastores, han dado testimonio de amor a Cristo y al pueblo de Dios, tanto en las Iglesias particulares, como en la Curia romana y en el servicio diplomático de la Santa Sede».

A quienes recibirán la púrpura el próximo 14 de febrero –tras dos días de consistorio convocado con todos los cardenales «para reflexionar sobre las orientaciones y las propuestas para la reforma de la Curia romana»– el Papa Francisco les pidió ser testigos del Evangelio y apoyarle en su servicio apostólico. Tras recomendar antes a los fieles reunidos para la oración mariana vivir el nuevo año en el signo de la paz. Que se realiza –recordó– no sólo trabajando para poner fin «a los conflictos que ensangrientan aún a demasiadas regiones del planeta» sino también realizando todos los días «gestos de fraternidad hacia el prójimo, especialmente a quienes son probados por tensiones familiares o altercados». Porque «estos pequeños gestos tienen mucho valor» y «pueden abrir caminos y perspectivas de paz».

El texto del Papa en el Ángelus

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS