Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El llanto del corazón por los muertos de Lampedusa

· En el Ángelus el Pontífice recuerda la visita a Asís e invita rezar por las víctimas de la tragedia ·

“Dejemos llorar a nuestro corazón. Oremos en silencio”. La indignación por la vergüenza suscitada por la tragedia de Lampedusa dejó espacio a la plegaria ayer, domingo 6 de octubre, en las palabras del Papa Francisco. Tras el rezo del Ángelus, el Pontífice pidió a los fieles presentes en la plaza de San Pedro “recordar a las personas que perdieron la vida en Lampedusa el jueves pasado. Roguemos todos en silencio por estos hermanos y hermanas nuestros: mujeres, hombres, niños...”.
Antes el Santo Padre quiso “dar gracias a Dios” por la visita realizada el viernes 4 de octubre a Asís. “Pensad —confió— que era la primera vez que acudía a Asís y ha sido un gran don llevar a cabo esta peregrinación precisamente en la fiesta de san Francisco. Doy las gracias al pueblo de Asís por la cálida acogida: muchas gracias”.
Después, comentando el pasaje evangélico de la liturgia del XXVII domingo del tiempo ordinario, recordó que “basta tener una fe pequeña, pero verdadera, sincera, para hacer cosas humanamente imposibles, impensables”. Todos “conocemos a personas sencillas, humildes, pero —prosiguió— con una fe fortísima, que verdaderamente desplazan montañas. Pensemos, por ejemplo, en algunas mamás y papás que afrontan situaciones muy graves; o en ciertos enfermos, incluso gravísimos, que transmiten serenidad a quien va a encontrarles”.
Un pensamiento, finalmente, dedicó el Papa a los misioneros “que para llevar el Evangelio han superado obstáculos de todo tipo, han dado verdaderamente la vida”.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS