Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El Gobierno español pide claridad a Barcelona

· Después de la proclamación de la independencia de Cataluña y su inmediata suspensión por parte del presidente de la Generalitat ·

El Gobierno español se reunió el día 11 por la mañana en sesión extraordinaria para decidir cómo responder a la declaración de independencia catalana firmada y después suspendida por Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Catalunya. Y al término de la reunión, el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, pidió al lider catalán que aclarara su declaración de independencia y su efectiva entrada en vigor.

Solo después de obtener una respuesta clara, el Gobierno valorará cómo proceder y si aplicar o no el artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de la autonomía regional, añadió Rajoy. «Esta petición -explicó el presidente del Gobierno- quiere ofrecer la claridad y la seguridad que son necesarias. El Ejecutivo quiere ofrecer certezas a los ciudadanos españoles y catalanes y evitar la confusión». Es urgente «poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña» para que vuelva «la estabilidad y la tranquilidad en el tiempo más breve posible», reveló Rajoy, subrayando que es necesario «proceder con prudencia y responsabilidad». La tarde del día 11 el jefe del Gobierno español expuso en el congreso las iniciativas asumidas por el ejecutivo en relación con la crisis catalana. Como es sabido, el martes, a las 19.41 Puigdemont declaró a Cataluña independiente . Menos de un minuto después el proceso de secesión fue suspendido para intentar «una etapa de diálogo» con la autoridad central. De la capital llegaron automáticamente reacciones fuertemente opuestas. Según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, «Puigdemont ha expuesto a Cataluña al grado máximo de incertidumbre», en cuanto a que «no puede aceptar una ley que no existe o dar validez a un referéndum que nunca se ha producido». La declaración de independencia se produjo al término de una estrecha negociación entre varios componentes de la política catalana. Después de haber recibido llamamientos internacionales para evitar gestos irreparables, Puigdemont optó por la que diversos analistas han definido como «fórmula eslovena» . En el momento de la separación de Belgrado, de hecho Liubliana declaró la independencia, pero la suspendió durante seis meses, para llegar a una secesión negociada.

La ley catalana con la que se dictó el referéndum prevé una declaración de independencia en un plazo de dos días desde la proclamación de los resultados, en caso de victoria del sí.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

13 de Diciembre de 2017

NOTICIAS RELACIONADAS