Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​El futuro de un pueblo

· ​El Papa Francisco concluye la visita a Nápoles con un nuevo llamamiento en favor de la esperanza ·

La atención a los jóvenes y los ancianos es la medida del futuro de un pueblo. Lo recordó el Papa Francisco como conclusión de la visita a Nápoles, renovando a la ciudad el llamamiento a «seguir siempre adelante» y a «no perder la esperanza».

Ante cien mil jóvenes de la archidiócesis reunidos el sábado 21 de marzo, por la tarde, en el paseo marítimo Caracciolo, el Pontífice volvió a denunciar la cultura del «descarte» que perjudica a los más pequeños y a los más ancianos, y habló de la crisis de la familia, hoy «atacada» por la secularización y por auténticas formas de «colonizaciones ideológicas». De aquí la necesidad de redescubrir el «testimonio del amor» en la vida matrimonial, dando espacio a la oración y alimentando continuamente la voluntad de comprensión y reconciliación.

La tarde del Papa —que después de la visita a Scampia y la misa en la plaza del Plebiscito había almorzado con los detenidos de la cárcel de Poggioreale— inició con el encuentro festivo con los sacerdotes, religiosos y religiosas en la catedral de la ciudad. El Papa Francisco pidió a los consagrados que pongan a Cristo en el centro de la propia vita, evitando en especial las tentaciones de la especulación, la mundanidad y las habladurías que «destruyen la fraternidad». Recomendó a todos «misericordia» y recordó que si no hay alegría falta la capacidad de atraer a las personas «al Señor y al Evangelio».

Antes de trasladarse al paseo marítimo para saludar a los jóvenes, el Pontífice se detuvo en la basílica de «Gesù nuevo», donde se habían reunido cientos de enfermos, a quienes invitó a «mirar a Cristo crucificado», en quien está «la única explicación» al misterio de la enfermedad. El Papa Francisco lanzó también un llamamiento para evitar que la medicina se transforme «en comercio» y «en negocio», porque así —explicó— el médico «pierde el núcleo de su vocación».

A los sacerdotes 

A los enfermos

A los jóvenes  

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

16 de Julio de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS