Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El diálogo entre las religiones es una necesidad

· Visita a Croacia del cardenal secretario de Estado ·

«Hoy no se puede separar el ser religiosos del ser “interreligiosos”» porque «a la luz de las presentes amenazas» a la paz en varias partes del mundo una «relación positiva entre las religiones aparece como una necesidad absoluta». Lo subrayó el cardenal Pietro Parolin hablando el lunes 30 de octubre en Zagreb a los líderes de otras religiones y denominaciones cristianas, en el ámbito de la visita realizada a Croacia desde la noche del domingo 29 al martes 31.

El secretario de Estado se reunió con ellos por la tarde, en la sede de la nunciatura apostólica, evidenciando que «cuando entre creyentes prevalecen el prejuicio y la incomprensión de las otras religiones y el no conocimiento de la propia fe, los enemigos de la religión levantan la cabeza y la instrumentalizan». Por esto «se hace urgente el compartir las propias riquezas espirituales y la valoración de lo que nos une, en las creencias más diversas». Cierto, aclaró, «esto requiere una valiente evolución, ya que los límites de la ignorancia han sido a menudo motivo de intolerancia, luchas y divisiones; y una genuina aceptación del otro, con la sincera voluntad de reconciliación»; pero, explicó el purpurado, «si queremos realmente dar beneficio a la sociedad, debemos estimularnos en la búsqueda de normas comunes que permitan a la humanidad una convivencia en la justicia».

Sucesivamente, el cardenal Parolin fue a la cercana sede de la Conferencia episcopal croata para dialogar con los obispos. Introduciendo el debate, reiteró que el país «posee una identidad cristiana de raíces seculares» al punto que «el cristianismo constituye el elemento estructural de la sociedad en su dimensión no solo religiosa, sino también educativa y cultural, donde la Iglesia ha encontrado un importante campo de evangelización». Al respecto recordó cómo «la dictadura comunista, de 1945 a 1990, hizo de todo para truncar el lazo que une a la gente de Croacia con la Santa Sede, haciendo a la Iglesia objeto de una persecución sistemática». Y también, no obstante esto, «ni campos de concentración, ni el intento de ateísmo sistemático» han «podido cancelar» la madurez de esta Iglesia». Actualizando la reflexión, el cardenal Parolin exhortó a los obispos a «salvaguardar y potenciar esta herencia. Es un compromiso indispensable porque la identidad cristiana de Croacia tenga no solamente un pasado y un presente, sino también un futuro».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS