Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El diálogo comienza con el encuentro

· El Papa Francisco recuerda que el antídoto más eficaz contra la violencia es la aceptación de la diferencia ·

El antídoto más eficaz ante la violencia es «la aceptación de la diferencia como riqueza y fecundidad». Por ello —recordó el Papa Francisco a los participantes en el congreso promovido con ocasión del quincuagésimo aniversario de la apertura en Roma del Pontificio Instituto de estudios árabes e islámicos— en la base de toda experiencia de diálogo debe estar el encuentro, que «genera el primer conocimiento del otro» y enseña a «superar los prejuicios y las falsedades», permitiendo que se «inicie a comprender al otro según una nueva perspectiva».

Durante la audiencia, que tuvo lugar el sábado 24 de enero, por la mañana, en la sala Clementina, el Pontífice recomendó que no se descuide «el ejercicio de la escucha», indicado no sólo como «condición necesaria en un proceso de mutua comprensión y de pacífica convivencia» sino también como «deber pedagógico». De ello se deriva, especificó, la exigencia de «una adecuada formación a fin de que, firmes en la propia identidad, se pueda crecer en el conocimiento mutuo».

El Papa Francisco puso en guardia sobre todo del peligro de caer «en los lazos de un sincretismo acomodadizo pero, al final, vacío y anunciador de un totalitarismo sin valores». Para evitarlo es necesario madurar «un fuerte sentido de responsabilidad», conjugando «paciencia y humildad» con la capacidad de «un estudio más profundo», porque —dijo— «la aproximación y la improvisación pueden ser contraproducentes o, incluso, causa de malestar y desconcierto».

Se necesita, en definitiva, «un compromiso duradero y continuo con el fin de no dejarnos sorprender sin preparación en las diversas situaciones y en los diferentes contextos». El Pontífice recomendó «una orientación científica inspirada en la admiración y en la maravilla», invitando a «no perder la brújula del respeto mutuo y de la estima recíproca». Con estas premisas, concluyó, «nos acercamos al otro de puntillas sin levantar el polvo que ofusca la vista».

También por la mañana el Papa Francisco recibió en audiencia a los participantes en un coloquio ecuménico de religiosos y religiosas a quienes recordó tres características que deben acompañar la búsqueda de la unidad de los cristianos: «no hay unidad sin conversión», «no hay unidad sin oración» y «no hay unidad sin santidad de vida»; y a los estudiosos reunidos para el congreso internacional promovido por la Facultad de derecho canónico de la Pontificia Universidad Gregoriana con ocasión del décimo aniversario de la publicación de la instrucción «Dignitas connubii» para tratar las causas de nulidad de matrimonio en los tribunales diocesanos e interdiocesanos.

Textos completos de los discursos del Papa:

Para el quincuagésimo aniversario de la apertura del Pontificio Instituto de estudios árabes e islámicos 

A los participantes en el coloquio ecuménico de los religiosos y religiosas 

Al congreso internacional promovido por la Facultad de derecho canónico de la Pontificia Universidad Gregoriana

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

25 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS