Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El desafío de las tres p

· Coloquio con el responsable de la sección juvenil del dicasterio para los laicos ·

«¿Qué les digo a los jóvenes que andan por el mundo? Les digo que el Papa Francisco tiene gran confianza en ellos, que les pide hacerse cargo de las cosas que a él más le preocupan»: responde con prontitud el padre João Chagas, responsable de la sección juvenil del Consejo pontificio para los laicos. E inmediatamente añade: «Luego, naturalmente, los invito a la próxima Jornada mundial de la juventud de Cracovia». 

La organización de la cita en Polonia en el verano de 2016 pasa por las manos de este sacerdote brasileño de cuarenta y un años, que en una entrevista a nuestro periódico habla también de los principales desafíos de la pastoral juvenil, resumiéndolos en lo que llama la confrontación con las tres p: poseer, placer, poder.

Usted acaba de regresar de la Amazonia, donde ha participado en un congreso de representantes de cerca de cuarenta movimientos y nuevas comunidades...

En Belém, en el Estado del Pará, hablé de los desafíos a los que están llamados los jóvenes en el mundo contemporáneo. Muchos de ellos están relacionados con la dimensión socio-económica —la desocupación, el trabajo precario, el consumismo, etc.— mientras que otros tocan el campo de las relaciones, de la afectividad; luego están los problemas relacionados con las guerras, la violencia, el terrorismo. Podemos resumir estos desafíos relacionándolos a tres p: poseer, placer, poder. Vienen a mi memoria también las tentaciones de Jesús en el desierto. En el congreso hice referencia a lo que repite el Papa Francisco sobre la actualidad de las bienaventuranzas. Bienaventurados los pobres en el espíritu, por ejemplo, es una respuesta a toda la problemática del consumismo, y la bienaventuranza de los puros de corazón, obviamente, toca el tema de la afectividad, la sexualidad, las relaciones. Está luego la cuestión de la misericordia que se confronta con una realidad marcada por la violencia y los abusos de poder.

¿Los invitó a Cracovia?

Naturalmente. Entre los jóvenes brasileños, de manera especial después de la Jornada del 2013 en Río, creció muchísimo el interés por estas peregrinaciones. La Conferencia episcopal, las diócesis, los movimientos y nuevas comunidades se están movilizando para llevar muchos jóvenes a Cracovia. 

Maurizio Fontana

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

24 de Noviembre de 2017

NOTICIAS RELACIONADAS