Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

El arte del encuentro

Cuarenta y ocho solicitantes de asilo llegados de África, cristianos y musulmanes, entre los cuales dos jóvenes madres con sus hijos, han querido dar testimonio al Papa Francisco de que «acogida e integración son posibles si se está dispuesto a practicar el arte del encuentro, a mirarse a los ojos para conocerse mejor como personas, encontrando también un apoyo en los valores auténticos de las religiones». El grupo, que regaló al Papa una cruz de madera con manos entrelazadas esculpidas, «es una representación de los miles de inmigrantes acogidos por la cooperativa Nova facility en los antiguos cuarteles Serena de Treviso y Zanusso de Oderzo y en el antiguo hotel Winkler de Vittorio Veneto» explica el presidente Gian Lorenzo Marinese, remarcando la colaboración con las parroquias. «El encuentro con Francisco -afirma- es un mensaje de esperanza para los que viven situaciones desesperadas», víctimas de criminales sin escrúpulos.

Y precisamente «la lucha contra el tráfico de seres humanos en el Mediterráneo» es el objetivo de los marinos españoles de la nave Cantabria, ocupados en la operación internacional Sophia. «Intentamos proteger a las personas que intentan alcanzar Europa desde África- explicaron al Papa- evitando dejarlos morir en el mar en las precarias travesías en las barcazas». El pasado domingo el buque Cantabria atracó en Selerno llevando «los cuerpos sin vida de veintiséis mujeres nigerianas y desembarcandoa cuatrocientos migrantes socorridos en cuatro operaciones diversas».

E proprio «la lotta contro il traffico di esseri umani nel Mediterraneo» è l’obiettivo dei marinai spagnoli della nave Cantabria, impegnati nell’operazione internazionale Sophia. «Cerchiamo di proteggere le persone che dall’Africa tentano di raggiungere l’Europa — hanno spiegato al Papa — evitando di farle morire in mare nelle precarie traversate sui barconi». Domenica scorsa la Cantabria ha ormeggiato a Salerno portando «i corpi senza vita di ventisei donne nigeriane e facendo sbarcare quattrocento migranti soccorsi in quattro diverse operazioni».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS